jueves, 17 de agosto de 2017

Camino amarillo en guerra - Reseña

Los tornados deben tener algo en contra de las chicas de Kansas, porque, al igual que Dorothy, Amy fue arrastrada por uno. Amy aterrizó en Oz, y las Brujas Malvadas le encomendaron una misión: asesinar. La única forma de impedir que Dorothy destruya la tierra de Oz es matarla, y parece ser que sólo Amy puede hacerlo.













Para ser totalmente sincera, estaba nerviosa con este libro. Después de Los malvados se alzarán, que no me gustó tanto como el primero, tenía muchas dudas sobre este, pero también curiosidad sobre cómo seguiría la historia. Muchas gracias a Penguin Random House por permitirme saciar esa curiosidad. Creo que puedo decir con seguridad que me gustó más que el segundo, pero no más que el primero, Dorothy debe morir. En esta reseña, voy a contar un poquito el por qué de estas dos afirmaciones, más que reseñar como normalmente lo hago. De todas formas, supongo que el lector de esta saga va a interesarse más por eso, a esta altura.

Fuente
¿Por qué me gustó más que el segundo? Porque en aquel, como les había dicho, pasaban mil millones de cosas, introducían un montón de escenarios y personajes nuevos, pero todo pasaba con una rapidez y sencillez tal que era muy difícil que las cosas se «asentaran». En este ocurren menos hechos, con más solidez. Además, se reintroducen personajes del primer libro, como la madre de Amy y algunos de sus compañeros de clase. Esto es importante, porque las cosas en Kansas después de su regreso son diferentes. La relación con su madre parece mejorar, Madison y Dustin se muestran más maduros y amigables... Esto provoca un contrapeso en la obstinación de Amy por quedarse en Oz. Además, seguimos presenciando la forma en que la magia «corrompe» a Amy, el potencial que tiene de convertirse en una nueva Dorothy. Es una premisa muy interesante.


Fuente
¿Por qué me gustó menos que el primero? Porque a pesar de que es menos caótico que el segundo en cuanto a narración, sigue siendo demasiado rápido. Demasiado corto, demasiado superficial. Las cosas se cuentan de forma desenfrenada, sin reflexión, sin profundizar. Esto tiene un impacto negativo tanto en el desarrollo de los personajes como en la capacidad del lector de digerir lo que sucede en tiempo y forma. Esto último es grave, porque no tenemos tiempo ni de entender lo que sucede o por qué, o los motivos de los personajes para actuar de cierta forma, y no les creemos. En el primer libro, la agilidad en la narración era una herramienta que acompañaba a una trama sólida y personajes bien construidos. Acá, les pasa por arriba y deja la profundidad por el camino. Que no quiere decir que sea una mala prosa, sino que no se ajusta a lo que se está contando. No sé si logro explicarme.

Entonces, lo que sucede es que tenemos una buena historia, con personajes con un potencial enorme, que se ven dañados por una prosa demasiado brusca y superficial. No voy a negar que es un libro fácil de leer; lo terminé en una noche, sin aburrirme y sin dificultad alguna. Además, engancha muchísimo y la necesidad de saber qué pasa es muy fuerte. Creo que el pacing debería haberse ajustado, para dar tiempo a la historia a asentarse, o haber unido el segundo y tercer libro en uno solo, porque así como están, los leo y siento que me quedo «con hambre». En ese sentido, si piensan leer toda la saga, les recomiendo que compren estos dos juntos.

Fuente
Algo en lo que no falla es en la brutalidad de la historia. El Oz oscuro y sangriento que tanto nos gusta a quienes seguimos esta saga sigue estando allí. La crudeza de las escenas de acción, el poco reparo que tiene la autora en contarnos atrocidades sin parpadear es el mismo. Obviamente, este es uno de los puntos fuertes del libro y la saga en general. El Oz que se aleja de esa versión utópica y colorida que tan bien conocemos. Quizás sea un problema que esto se vea afectado por la narración, que le quita un poco de intensidad. Pero si leemos despacio, el horror sigue estando ahí. Y es un horror tanto externo como interno, porque la oscuridad dentro de Amy es un miedo latente, a la espera de su oportunidad para liberarse.

Me es difícil sacar una conclusión clara, porque creo que tengo dos opiniones desencontradas. Creo que es una buena historia y realmente ya invertí mucho de mí en ella como para dejar de leer. Creo que está a tiempo de volver al nivel del primer libro. Me parece que los personajes y el mundo que creó la autora merecen un final a la altura. Pero me pone nerviosa cómo afecta a estos libros la forma en que están escritos. En definitiva, voy a querer leer el siguiente libro porque vale la pena darle una oportunidad. A ustedes, ¿qué les pareció?

lunes, 14 de agosto de 2017

Cierzo y otros textos - Reseña

pensándolo bien, esto me gusta
más que desaparecer, me gusta casi
tanto como caminar por la Ciudad Vieja en
una mañana de sol almidonado, limpia
como una sábana, y ver cómo los
abogados caminan hacia sus empleos con los trajes planchados y las polleras
frescas, cómo los balcones se alargan al
cielo y el puerto brilla a la vuelta de la
esquina, me gusta casi tanto como
mi jardín escondido donde reina una torcaza
sobre la plebe de chingolos

Laura Chalar (Montevideo, 1976.) es abogada y escritora, autora de dos colecciones de narrativa y tres de poesía. El más reciente de sus libros es /Líber Andacalles/ (Topito Ediciones, 2016), un cuento para niños con poemas de Líber Falco.
Es responsable, además, de numerosas traducciones al inglés y al español, publicadas en distintos países. Para Irrupciones ha traducido del francés a Jules Supervielle, y del inglés a los estadounidenses Lowell B. Komie y Arlin Buyert. Por su parte, Veliz Books (EE.UU.) ha publicado su antología /Touching the Light of Day: Six Uruguayan Poets/, con selecciones de Julio Herrera y Reissig, Líber Falco y otros/. Su primer libro de cuentos en inglés, así como un nuevo volumen de poemas, serán publicados en Estados Unidos en el correr de este año. En ese país, Laura ha sido nominada en varias ocasiones al Premio Pushcart, otorgado por las editoriales independientes.

Cierzo.
Del lat. cercius, por circius.
1. m. Viento septentrional más o menos inclinado a levante o a poniente, 
según la situación geográfica de la región en que sopla.

Para ser del todo honesta, no tenía ni idea ni de este libro ni de su editorial hasta que papá se apareció en casa con un par de libros de Irrupciones Grupo Editor para mí. Fui leyendo este libro de relatos y poemas muy, muy despacio, entre otras lecturas y en mis ratos libres. Creo que fue un acierto no atosigarme, dejarlo que formara parte de mis días de esa forma tan relajada. Quiero agregar, aunque suene superficial, que amo el tipo de papel de este libro y el olorcito que tiene. Ojalá les pudiera transmitir aromas con las reseñas. Y no puedo dejar de mencionar que el libro contiene además las bellísimas ilustraciones de Maco.

El libro se divide en cuatro partes. La primera, «Inventario del verano», enlista distintas palabras y sus definiciones —o a veces pedacitos de canciones— antes de narrar un poquito de la historia de una familia, desde la perspectiva infantil de Mab y Tim, dos hermanos que están de vacaciones en la costa. Aunque la historia en sí no tiene nada de extraordinario, llega mucho por dos motivos: la forma sencilla pero acertada en la que está contada, que despierta muchas emociones, y lo cercano que es todo lo que se cuenta. Me retrotrajo a mis propios veranos, de la infancia y quizás algunos no tan alejados en el tiempo. Me hizo pensar en mis primos y en escenas tan conocidas que sentí la nostalgia llenarme toda. Me sorprendió y a la vez no la fuerza que tiene lo cotidiano cuando se recuerda. Cosas tan sencillas que, con distancia, hacen cosas.

«Una lista de Holanda» retoma un poco la idea de la primera parte de enumerar, pero es diferente. Aquí se toman varios elementos característicos del viaje a Holanda (cuadros, ventanas, parques) y se los describe; a veces con énfasis en lo que se ve, a veces en lo que se vive. A diferencia de «Inventario del verano», el vocabulario es más complejo, sin perder por eso la forma perfecta de describir. También cuenta con un toque de melancolía, en especial en «Sarphatipark», que un poquito me dejó triste. Además de darme ganas de viajar, esta parte me hizo pensar un poco en mi papá y en cómo me gustaría ver (otros) cuadros de Rembrandt con él. Qué sé yo. Junto a esta melancolía hay pinceladas de dulzura, pero creo que es difícil separar ambas cosas en estos pequeños relatos-descripciones.


Después tenemos «En Venecia», una pequeña colección de poemas que se aleja un poco de los lugares comunes en los que es tan fácil caer cuando se habla de esta ciudad en particular. Personalmente, me encantó la cadencia que tienen; hay una sonoridad preciosa en las palabras que elige la autora. No soy de reseñar libros de poemas porque me cuesta mucho explicar por qué me gusta o no un poema —en general, me cuesta mucho explicar lo que me pasa con un poema—, pero sí entiendo esa sensación como cosquilleante que tengo en el torso cuando la poesía me gusta, y acá sentí eso.

Cierra con «Cierzo», un monólogo (stream of consciousness) muy emotivo y que me dejó sin aire en más de un momento, y no por la puntuación —la voz que narra no para, se pierde en una idea tras otra, como el hilo de nuestros pensamientos (quizás sea una comparación un poco obvia)—. Más allá de los temas tocados, algunos que me tocaron de cerca debido a cosas que me pasaron últimamente, me dejó una cosa rara que es eso que se siente cuando uno lee a un autor de su país, de su ciudad. De entender. Incluso cuando no habla de Montevideo, sino de Solís (un balneario al este del país), me sentí cerca, cerca (tantos años veraneando en Playa Hermosa, ahí nomás). Realmente no sé cómo explicar la fuerza que sentí en las palabras de «Cierzo», así que no me queda más que recomendar que lo lean.

En general, quedé gratamente sorprendida con este libro del que no tenía ni idea. Muchas gracias, papá, por siempre acercarme cosas buenas para leer. No sé qué tan fácil será para quienes no vivan en Uruguay conseguir este libro, pero yo les sugiero que hagan el esfuerzo, porque vale la pena. Y a los de acá, no sé, vayan, lean.


Voy a dejar esta canción acá porque la escuché mucho mientras leía este libro, porque un poco me hace acordar, porque salió hace poquito y estoy obsesionada, y porque es mi blog y hago lo que quiero. Letra acá.
Aunque, si fuera sincera, este libro es para leer con Juana Molina de fondo.




*Todas las imágenes son ilustraciones de Maco y pertenecen al libro

jueves, 10 de agosto de 2017

La misma cantidad de osos - Reseña

Costa del Sol es un balneario tranquilo, donde los liceales pueden ir a clase en bicicleta por avenidas bordeadas de eucaliptus. Esa calma es quebrantada por desapariciones de chicas. Ellas tienen en común su afición a ser fotografías en poses seductoras, porque les gustaría ser modelos. El culpable de los secuestros vive entre los habitantes costeros. Para llevar a cabo su investigación, un comisario fuera de serie se ayudará con los poderes excepcionales de una adolescente, también ella perseguida de cerca por el psicópata, que es un mínimo instrumento de una peligrosa organización criminal.








Fuente
Como ya les había dicho en la reseña de Rocanrol, Roy Berocay es uno de los escritores más importantes de mi infancia —y no solo de la mía—. Además, tuve el gusto de poder asistir a su presentación con el #Clubdelecturauy, donde nos contó sobre esta novela y sobre lo mucho que quería escribir algo así. Por eso tenía montones de ganas de leer este libro, y aunque hay un par de cositas que no me convencieron, me parece que el misterio/policial es un camino que Roy podría seguir perfectamente y me haría muy feliz presenciar cómo avanza en este terreno. Muchísimas gracias a loqueleo (Santillana) por el ejemplar.

La historia es sencilla, pero está muy bien armada y engancha un montón. Para que entiendan a qué nivel, terminé el libro en una noche, sin hacer pausas casi. Además del hilo más importante, que sigue la desaparición de estas adolescentes, tenemos la historia personal de Elisa, nuestra protagonista, de la misma edad que las desaparecidas. De hecho, compañera de liceo. Las circunstancias la llevan a colaborar con la policía en este caso, y sin quererlo, va a terminar absolutamente involucrada. Yo creo que no debería contarles más para no spoilear sin querer.

Fuente
Quizás en esta ocasión los personajes se me hicieron un poco flojos. Uno de los motivos puede ser que Elisa me resultó débil como protagonista; no porque no tuviera una personalidad asertiva. Ustedes ya saben a esta altura que gusto de los personajes introspectivos. Creo que le faltó fuerza porque a pesar de que llegamos a conocerla bien, no deja una huella. Sin embargo, creo que si fuera una persona real, nos llevaríamos bien. No sé explicarme. 

López Suárez, el policía con el que trabaja Elisa en este caso, se me hizo un poco caricaturesco, pero fue entretenido de leer. Muy humano. Eso es algo a tener en cuenta también: los personajes de Roy suelen ser siempre así de reales, cercanos, cotidianos. Esto le dio un toque a la novela que la hace... eso, cercana. 

Fuente
El hermano de Elisa y su mejor amiga sí que me llegaron, sobre todo por la naturalidad de sus interacciones y por la dosis de humor que tienen casi todas sus apariciones. Incluso creo que me llegué a reír en voz alta acá. Ezequiel, que tiene el dudoso honor de ser tanto interés amoroso como sospechoso, o al menos destinatario de poca confianza, me gustó un poco menos. Aunque su actitud frente a la reticencia de Elisa me hizo sentir incómoda y no me gustó el desenlace de eso, creo que es un pibe que tiene mil problemas y que pide ayuda a gritos. Ayuda que sus compañeros, listos para juzgar, no le van a brindar. Cuando se dice que cae mal porque es distinto, me hizo acordar a muchas cosas de cuando iba al liceo. Entonces un poquito de empatía sí que le pude tener.

En cuanto a los antagonistas, hubo cosas que me gustaron y cosas que no. Desde el principio se nos dice quién está detrás de los crímenes, por lo que ese no es el punto álgido del misterio. Esto está bien, porque obliga a la novela a desarrollarse por otro lado, y lo logra. La tensión se mantiene. En fin, voy a ponerlo en spoiler de todas formas. Spoiler Por un lado, me gustó la caracterización de los que no tienen nombre, que están detrás de la trata y mueven las fichas de forma fría, calculadora, como el negocio que es. Me gustó que se mostrara lo poco que importan las vidas de las chicas secuestradas ante los ojos de estos tipos. Por otro lado, tenemos al señor Sade, que además de encontrar y engañar a estas chicas, las viola. Aunque su trasfondo psicológico es interesante, estoy cansada de que se represente a los violadores como enfermos loquitos desequilibrados. Por lo general, y quizás esto es lo más aterrador, es gente bastante normal. Estaría bueno que las representaciones mostraran eso también spoiler. Ambos frentes me parecen creíbles y actúan con coherencia con sus personajes, algo que se agradece.

Fuente
Hablando de representación —y esto que viene es bien personal—, quizás otro punto que no me dejó muy satisfecha fue encontrarme con ciertos clichés en cuanto a mujeres. Puede que se trate de detalles menores, pero me parece que en una novela destinada a adolescentes hay que tener un cierto cuidado, sobre todo con temas tan escabrosos. Cuando los policías se lamentan por la desaparición de las jóvenes y se preguntan por qué se exponían tanto con las fotos en redes sociales, por ejemplo, yo no me sentí muy cómoda. Lo tomo como algo generalizado en esas generaciones, porque se lo he escuchado a familiares también, pero no estoy de acuerdo. A Roy lo quiero pila y amo sus libros, pero no puedo dejar de mencionar estas cosas porque realmente condicionaron un poco mi lectura.



Fuente
Sobre la ambientación solo tengo cosas buenas que decir. Ya les había comentado en reseñas anteriores (Luna, Te ama, León, La novia del incendiario) que estaba contenta con que se representara también el interior del país en la literatura juvenil. En estos casos se trata de la costa, y dado que he pasado muchos veranos en distintos balnearios y tengo familia y amigos allá, me sentí muy cómoda con cómo se describían estos lugares. Costa del Sol se sintió conocido, como si ya hubiera caminado por sus calles alguna vez. Sabiendo además que el autor vivió en la costa durante parte de su vida, no estoy sorprendida. Creo que la próxima vez que pise la costa de mi país voy a tener en la cabeza todas estas novelas que he ido leyendo durante el año. Hacía tiempo que no leía tantos libros ambientados en escenarios que me resultan tan familiares.

Fuente
No sé ya si es necesario que hable de la prosa de Roy. Me siento hasta una atrevida juzgando eso, dado que prácticamente aprendí a leer con sus libros. Pero no puedo cerrar la reseña sin decir que el libro se lee en un abrir y cerrar de ojos. Como dije más arriba, me tomó una noche. Aunque es una narración ligera y muy ágil, no es vacía ni solo funcional. Se sabe transmitir la tristeza y la melancolía de Elisa cuando recuerda a sus padres, lo que siente cuando escucha los discos de su padre o le vienen a la mente las cosas que diría su madre. También se empatiza al toque con los demás personajes, aunque no tengan la relevancia que tiene Elisa. Es muy difícil sentir ese nivel de empatía cuando la narración no se toma la molestia de usar las palabras y el tono correctos al mostrarlos, así que esto no es un detalle menor.

En definitiva, es una buena novela policial, que engancha y que se lee al toque. A pesar de esas cosas que no me convencieron, me parece muy disfrutable y una buena lectura para una tardecita, con un té en la mano y ganas de enfrascarse en un misterio perturbador, tan real y tan cercano que hasta da cosita de pensarlo.

lunes, 7 de agosto de 2017

La hermana tormenta - Reseña

Ally D'Aplièse está a punto de competir en una de las más peligrosas regatas de yates del mundo cuando recibe la noticia de que su padre acaba de fallecer. Al reunirse en la mansión familiar en Suiza con sus cinco hermanas descubren que su padre, un misterioso multimillonario conocido cariñosamente como Pa Salt, ha dejado a cada una de ellas una carta con información sobre sus orígenes.
Tras leerla Ally decide dejar a un lado tanto el mar como la apasionada relación que acababa de comenzar para seguir una pista que la lleva hasta la nevada Noruega. Allí descubrirá sus raíces y cómo su historia está unida a la de la joven Anna Landvik, una cantante desconocida que vivió en el país escandinavo cien años antes y que cantó en la primera representación de Peer Gynt de Ibsen con música de Grieg.





Fuente
Después de haber disfrutado muchísimo de La historia de Maia, el primer libro de esta saga, era obvio que iba a querer leer los siguientes. Muchas gracias a Penguin Random House por hacerlo posible. Creo que, al final, aunque me identificara más con Maia en algunas cosas, me gustó más este y se me hizo mucho más ágil su lectura. Voy a decir ya en este párrafo que, salvo detallecitos, no veo problema con empezar a leer desde este tomo si la historia de Maia no les llama la atención. Se van a perder cosas, pero lo fundamental se recapitula. No lo recomiendo, pero bueno. Prefiero que no dejen de leer esta saga.

Fuente
En fin. Este libro nos cuenta la historia de Ally, la segunda hermana, desde su perspectiva. Navegante profesional, con además un talento innato para la música, Ally es extrovertida, fuerte, decidida. Sin embargo, en la primera parte de esta novela le toca sufrir cosas que nadie debería sufrir, que la dejan retraída y triste —y con razón, aunque spoiler Theo nunca me terminó de gustar spoiler—. Es entonces cuando decide embarcarse en un viaje hacia su pasado, guiada por las pistas de Pa Salt, y termina en Noruega

A diferencia del libro anterior, que nos cuenta solo la historia de Izabela, bisabuela de Maia, acá se nos cuentan dos historias. No puedo contar cuál es la segunda, porque sería spoilear, pero es preciosa y muy triste. La que sí sabemos que vamos a presenciar, desde la sinopsis, es la de Anna Landvik, una campesina noruega de bellísima voz, que terminó cantando en el Teatro de Cristianía —antiguo nombre de Oslo— la música de Peer Gynt

Fuente
Anna parece ser todo lo contrario a Ally; es tímida, insegura, aniñada. Se siente un poco perdida cuando se va del campo hacia la ciudad, donde su carrera empieza a tomar forma. La ingenuidad le juega en contra, sobre todo en conjunto con el amor. Y esto fue una sorpresa, porque me esperaba una historia de amor como la del libro anterior, pero esta tuvo muchos momentos más bien amargos y dramáticos. De esos que hacen crecer muchísimo a los personajes. Y que sientan las bases para ciertos plot twists, que si bien creo que se ven venir, igual están bastante interesantes. La verdad es que me sorprendió que spoiler no romantizaran a Jens y que fuera el pelotudo que es, y que Anna no lo esperara como una boba y se volviera fuerte e independiente a su manera, aunque después de sufrir spoiler. Me satisfizo que los eventos se dieran de esa manera.


Fuente
Lo mejor de estas novelas sigue siendo el maravilloso trabajo de documentación para crear la ambientación y las épocas históricas. Es todo totalmente inmersivo; desde el inicio en las islas griegas, hasta Londres y después Noruega y Leipzig. La verdad es que estos libros siempre me dejan con tremendas ganas de viajar, cosa que después me frustra porque no puedo. Pero bueno, ya sabemos que la literatura también es una forma de viajar

Creo que no está de más recordar que no es solo un trabajo «geográfico», sino histórico. Hay un montón de investigación, detallado al final del libro, detrás de las atmósferas que se consiguen en esta novela, sobre todo las del siglo XIX y las de mitad del siglo XX.


Además de la trama de este libro, conocemos un poquito más a algunas de las otras hermanas, sobre todo a Star —que es la protagonista de la siguiente entrega, que muero por leer— y aprendemos más sobre Pa Salt. Se insinúan algunas cosas que... Aunque pueda teorizar, mejor voy a esperar a ver con qué nos sale la autora, que con estas pequeñas cositas logra mantener la tensión.

En definitiva, es una secuela no solo a la altura del primer libro, sino que superior. Si esta tendencia se mantiene, seguramente vaya a ser una saga maravillosa. Obviamente lo recomiendo, hayan leído o no el primero, como dije arriba. También lo recomiendo a los amantes del mar y de la música. De hecho, les dejo una de las canciones que canta Anna, Canción de Solveig, para que se impregnen un poquito de la magia de esta historia y se llenen de ganas de ir a buscar el libro.


jueves, 3 de agosto de 2017

La trapecista solitaria - Reseña #HelenThursday

Noiré trabaja como asistente en el circo Teleschenko. Ella es trapecista pero decide mantenerlo en secreto. El dueño del circo es un hombre malhumorado y huraño.
Un día recibe una carta anónima con pistas que le permitirán recuperar el tesoro que le fue robado hace treinta años. De inmediato decide emprender el viaje para buscarlo.
En el camino todos los integrantes del circo vivirán asombrosas e inolvidables experiencias.










Fuente
Estoy tan contenta de haber podido leer este libro. Antes que nada, muchas gracias a Santillana (loqueleo) por la oportunidad. No voy a mentirles: Helen Velando es una de mis autoras favoritas de la infancia. Pero no así nomás, no. A eso de los once, doce años, me hice fan absoluta y traté de conseguir todos sus libros mediante mi cumpleaños, día del niño y cualquier festividad con regalos. Ya sabía que si era de Helen, me iba a gustar. Así que, después de tantos años, leer esto fue como volver un poco a casa. Además, este libro cuenta con ilustraciones preciosas de Lucía Franco al inicio de cada capítulo, lo que hace que sea una edición muy linda de tener en papel. Como sea, aunque este libro esté catalogado como +12, creo que es de esos que vale la pena leer de adultos también.

Lo que tenemos acá es una novela preciosa y muy melancólica, que cuenta en un viaje, tanto literal como interno, las historias de Noiré, la trapecista, y Zamir Teleschenko, el director del circo. ¿Por qué viaje literal? Porque el circo recorre mucho, de pueblo en pueblo, debido a la misteriosa carta anónima que menciona la sinopsis. ¿Por qué interno? Porque vamos a ir descubriendo de a poquito el pasado de estos dos personajes, que podría considerar los protagonistas, a través de flashes al pasado y su desarrollo en el presente de la historia. De eso, más que nada, trata esta novela.

Fuente
Hay un arduo trabajo de desarrollo de los personajes, sobre todo interno. Ambos protagonistas están heridos y sufren, añorando el pasado. Se parecen más de lo que uno podría pensar, aunque Zamir tiende a la amargura y Noiré es una persona más bien de tirar para adelante. Aunque sus historias y penas sean diferentes y sus objetivos diferentes, sus pasos se entrecruzan en más de una ocasión, sin saberlo. No quiero ahondar mucho en esto, porque lo bello de la historia es que se va desenvolviendo de a poco; con cada capítulo nos muestra un poquito más, nos da una pista más para resolver el misterio.

Los secundarios están todos muy bien trabajados, y aunque al principio me costaba recordar a todos los integrantes del circo, se manejó lo suficientemente bien como para que terminara reconociéndolos a todos, con mayor o menor relevancia, y que se volviera un ambiente cálido en el que me gustaba ver a Noiré. Hay otros personajes, pertenecientes al pasado, que se pasaron más por arriba y, aunque esperaba que volvieran a aparecer o que tuvieran otra importancia, creo que están bien donde están. Por ejemplo, el ángel.

Fuente
Algo que me fascinó es la ambientación. El circo Teleschenko —a diferencia del circo en el que trabajaba antes Noiré, como trapecista, que solo recorría ciudades— se mueve en ámbitos rurales. Por lo tanto, vamos a recorrer con ellos valles, páramos y pantanos, pueblos costeros y de montaña. Todo esto está descrito de una forma preciosa, que me daba ganas de darle un abrazo al libro antes de seguir. Es una de las cosas que, como dije arriba, me hicieron sentir en casa. Siempre fui muy feliz con la pluma de Helen. Esa forma sencilla, pero adecuada de decir las cosas. Con las palabras correctas, con la resonancia perfecta. La forma en que este libro está narrado aporta más melancolía a la historia, se enfoca en sus personajes y describe el mundo en que se mueven con fuerza. Lo único que no me convenció del todo fue que los diálogos se me hicieron un poquito forzados, y que las canciones o poemas que escribe Noiré no me gustaron mucho, pero eso ya es cosa mía y se lo puedo perdonar.

Fuente
Antes de cerrar, no puedo dejar de mencionar que hay unas cuantas referencias a otro de sus libros, La Isla de los Vientos prohibidos, que me dejaron con muchísimas ganas de leerlo. En un acto de amor hacia la autora, con Ana Li decidimos que este fuera un #HelenThursday y sacar las reseñas de ambos libros hoy, así que pueden leerla acá.

En fin, es un libro verdaderamente precioso y que disfruté mucho. Lo recomiendo especialmente a aquellos que también supieron disfrutar de los libros de esta autora durante su infancia o adolescencia, pero también a todos los que quieran conocerla ahora. Espero que también se sientan como volviendo a casa.

lunes, 31 de julio de 2017

La magia de ser Sofía - Reseña

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría.
Sofía trabaja allí como camarera y es feliz.
Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia.
Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.
Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café...
...o tal vez por el destino.
Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia. 







Fuente
Creo que esta va a ser una reseña difícil de escribir. No por el libro en sí, sino por mí. Necesito que me crean cuando digo que quiero leer este libro desde que me enteré de su existencia. Primero, por el título. No necesita explicación si saben cómo me llamo. Segundo, porque la primera línea de lo sinopsis es lo más yo del mundo mundial. Parece hecho para mí —qué ironía, a fin de cuentas—, posta. Tercero, porque hace tiempo que quiero leer a esta autora, y cuando vi este me decidí a que fuera con el que empezaría. Mi error fue hacerlo justo ahora. Por eso dije en Goodreads que no lo leí en un buen momento. No tengo ganas de hablar acá de mi vida privada porque es eso, privada, pero digamos que el libro me pega de cerquita cerquita. Y fue casi como si algún tipo de entidad quisiera darme una lección de empatía o algo, qué sé yo. No sé, estaba súper cómoda enojada y odiando gente, no quería sentir empatía con nadie, ¿ok? Pero por suerte el libro me gustó mucho y lo pude disfrutar gracias a la gentileza de Penguin Random House.


Así que bueno, es difícil ser neutral. Y quizás en otro momento de mi vida *hace un mes* me habría sido más fácil apoyar a estos personajes en sus idas y vueltas, pero ahora mismo estoy como dividida entre lo bien que me caen y lo mucho que discrepo con sus elecciones. Ay, sí, ya sé, pero no es moralina esto, ya se me va a pasar. Si ya saben que soy una persona horrible igual.

En fin, cortando un poco con la bobada y yendo a lo que les interesa, esta es una novela romántica muy divertida. Admitiré que al principio me costó acostumbrarme a la narración, que me chocó un poco por algún motivo —¿quizás un poco forzada?—, pero después fue un no parar de leer hasta la madrugada y eso. La prosa se vuelve súper ágil, pero tiene momentos en los que los personajes reflexionan y deja de ser funcional nomás y se usa muy bien. Me explico, no es invisible. Además, cuando digo que es divertida, lo digo en serio. Me hizo reírme en voz alta varias veces, cosa que no recomiendo si son de leer de madrugada. 

Fuente
¿Qué decir sobre la trama en sí? Es una novela de personajes, narrada en su mayor parte por Sofía, en primera persona, con algunos capítulos narrados por Héctor, el interés amoroso. En esta novela no solo vamos a ver cómo se desarrolla esta relación nada más, sino los problemas internos de cada uno, más allá del romance, y los de algunos de los personajes secundarios; en especial de Oliver, el mejor amigo de Sofía. Es complicado hablar de qué trata cuando la novela es así, porque es facilísimo caer en el spoiler, pero puedo contar un par de cosas, creo, sin cagarla demasiado.

Hay un problema central que impide que nuestros personajes, con tanta química y esa magia preciosa, estén juntos y sean felices y coman perdices y toda la cuestión. Eso es que Héctor está en pareja desde hace dieciocho años, y si bien no es una relación que esté pasando por su mejor momento, él la quiere. Y bueno, Sofía ya fue engañada antes y no quiere hacerle eso a alguien. Spoiler Como es obvio que pasa algo entre ellos, nos podemos imaginar cómo se dan las cosas. Y bueno, acá es donde tengo que discrepar, porque eso de «luchar por el amor» cuando el otro está en pareja para mí es una cagada. Esto es personal y quiero dejarlo claro. Qué sé yo, aunque de última hacen lo que pueden y enamorarse no se puede evitar, qué sé yo, fue difícil empatizar acá spoiler

Sofía como protagonista me gustó mucho. Con esa personalidad tan suya, con sus miedos e inseguridades, con la confianza ganada a través de los años. No sé, la verdad es que fuera de todo mi problema personal, fue un placer dejarme llevar por su voz a la hora de leer. Ella, como el resto de los personajes, se vuelve muy humana, muy real. He leído tanto personaje idealizado en este género que fue genial encontrarme a una persona que tuviera sus dudas y problemas, que no tuviera el cuerpo perfecto «sin saberlo» porque parece que las mujeres valemos más cuando no sabemos cuánto valemos *vomita*. Acá no es así, y Sofía seguro sería una persona con la que me encantaría sentarme a charlar con un café —el Alejandría, obvio—.

Fuente
Héctor, por otro lado, está un poquito más embellecido físicamente, si bien no sigue el canon. Y además, podemos acceder a su mente, y vemos bien que no es perfecto, que también le aquejan un montón de problemas. En general, también me cayó bien, pero no me hizo muy feliz su forma de actuar respecto a ciertas cosas. Se imaginarán. Pero, en particular, me sorprendió spoiler que volviera con Lucía. ¿QUÉ? Si precisabas reflexionar, te tomabas un tiempito solo, no sé. ¿Qué es eso de volver? Lo mato spoiler.


Aunque la novela no se presta para ello —y lo celebro, porque podría haber caído en ese lugar común—, no puedo odiar a Lucía, la novia de Héctor. No puedo porque aunque veo qué errores comete, los he cometido yo, que soy una enferma del estudio y el trabajo y el control. Y tampoco puedo odiar la forma en la que actúa, porque me parece normal y acorde a cómo son las cosas, y de hecho probablemente actuaría igual. Así que si bien esto no es muy objetivo de mi parte, creo que es un personaje del que me gustaría saber más. Si en la segunda parte de esta bilogía tuviera algún capítulo propio, sería bastante feliz de leerlo. 

Como ya dije, los secundarios están todos muy bien; no son de cartón ni una excusa para hacer brillar a los protagonistas o que no se note que son los únicos interesantes. No, todos los que tienen alguna relevancia desarrollan una personalidad, un papel y una forma de actuar y comunicarse. Se vuelven, también, muy reales. Sobre todo Oliver, de quien vamos a conocer una pequeña aventura, que aunque no entendí muy bien qué aportaba al libro en general, fue interesante de leer.

Fuente
Una de mis cosas favoritas es la naturalidad con la que se trata al sexo. Como con los personajes, estoy acostumbrada a que en muchas novelas el sexo esté idealizadísimo hasta el punto del ridículo, a veces. Pero acá todo se sintió normal. Incluso en los momentos más románticos, había una cierta sensación de realidad, ¿cómo explicarlo? No sé. También que se hablara sin tapujos, sin tabúes. Las cosas como son, sin ser ordinarios tampoco. Y *se pone de pie* *aplaude* que haya escenas de masturbación femenina, algo sumamente tabú de lo que casi ni se habla. Maravilloso.

La ambientación capaz les da igual a quienes tienen Madrid cerca, pero para mí, que nunca estuve en España, fue muy lindo sentirme un poco ahí mientras leía. Como no conozco la ciudad, no puedo asegurar que esté todo bien hecho y eso, pero yo me sentí cómoda y sentí que la historia traía Madrid a mi casa, así que con eso estoy más que satisfecha. Más allá de la ciudad, sentí real todo el barrio, los ambientes que utilizan los personajes a diario, y en especial, cómo no, el Alejandría, al que me encantaría poder ir de verdad. Amo ese tipo de lugares, es uno de los motivos por los que quise leer el libro en primer lugar. Y amé todo lo que tuviera que ver con el café, obvio.

En definitiva, qué decir. Fue un libro súper disfrutable, con personajes construidos de forma excelente y una ambientación muy cálida. Además, se lee al toque y es divertidísimo. Pero bueno, me llegó en un momento difícil y tuve la empatía puesta en el otro lado, qué le voy a hacer. Igual, confirmé que quiero leer el siguiente libro y más de la autora, eso sin duda.

lunes, 24 de julio de 2017

La novia del incendiario - Reseña

«No sé en qué pensé. No debía pensar. No debíamos pensar. Sentía el aroma de Natsu subir por su cuerpo. El perfume que emanaba de sus hombros de piel tan suave que daban ganas de reír».
El amor tiene distintas formas. Y son todas dolorosas. Pero valen la pena.
Dante Infierno, así lo apodó su amigo Mario, porque él siente una irresistible atracción por el fuego. Cuando la tristeza o la ira lo desbordan, las llamas lo tranquilizan.
Dante vive en un balneario pequeño que en vacaciones se puebla de veraneantes. Su madre murió, cuando él aún era un niño, en un confuso accidente en el monte grande, un monte enorme y profundo donde habitan seres extraños.
Mateo es su mejor amigo. Es un chico diferente y a los diferentes no les resulta fácil hacerse un lugar en el mundo. La llegada de Inés, una cautivadora pelirroja, y de otros desconocidos, conmocionará la vida de los dos jóvenes. Natsu, amiga de la niñez, también regresa después de varios años, tan hermosa como antes.
Una novela donde el amor, el dolor, la amistad y la traición se hacen presente en el devenir de los amigos, obligándolos a tomar decisiones que cambiarán su vida para siempre.

Aunque no había leído a este autor previamente, lo conocía por Claudia y porque ha participado de varios eventos del #Clubdelecturauy. Entonces, tuve la suerte de recibir el ejemplar gracias a Santillana (loqueleo), y aproveché mi oportunidad para conocerlo yo. Me alegra, porque la verdad fue una agradable sorpresa. Me está siendo difícil escribir esta reseña, dado que estoy contrarreloj para tenerla pronta a la hora de siempre. No anduve con tiempo ni ganas de leer; días difíciles. Así que no sé qué saldrá.

Fuente
En general, la trama me atrapó. Si bien, como leí en comentarios como el de Clau, parece que está en todas partes y en ningún lado, creo que es porque a pesar de haber un misterio, se trata más de una novela de personajes. En particular, el narrador, Dante, que es nuestro protagonista. El misterio que hay en el pueblo de Pinares —que bien podría ser un balneario cualquiera de la Costa de Oro, en mi país—, por importante que sea, ocurre en el trasfondo. Lo más importante acá es el crecimiento que experimenta Dante, lo que aprende durante los meses que dura la novela. Quizás entonces este misterio sea un aspecto algo superficial y poco satisfactorio en su resolución, más bien una excusa para poner en marcha todo lo demás. No deja de ser disfrutable, de todas formas. Y sin dudas atrapa.


La construcción del protagonista es de lo que más me gustó. Su voz se siente real, sincera, creíble. Además, no se pone a sí mismo ni como grandioso ni como pobrecito yo. Me cayó bien, empaticé y sentí ganas de que le fuera bien. Además, hay un recurso muy bien utilizado que son las hojas de recuerdos, intercaladas entre capítulos, que cuentan momentos del pasado que tienen que ver con lo que ocurre y aportan a la historia sin que esta se detenga de forma tediosa. Así descubrimos el origen de la pasión de Dante por el fuego, o qué pasó con su madre, o cómo se hizo amigo de Mateo, entre otras cosas.

Fuente
Aunque los demás personajes están menos desarrollados —nada que no se esperara en una novela tan corta en primera persona—, debo decir que quedé complacida con lo complejo que es el personaje de Mateo. Quizás no con cómo se lo trata, pero sí con cómo se lo ve en la novela. No disfruté tanto de Inés o Natsu. Aunque no tengo problemas con la primera, se me hizo un poco plana. Y la segunda cumplió una función un poco manic pixie dream girl; o sea, ayudó al personaje en una etapa, catapultó su desarrollo emocional y se fue. No siento que haya aportado mucho más a la historia. Y eso que amo Japón y en realidad sus escenas las disfruté porque ella me cayó bien. Quizás me habría gustado ver más del padre de Dante, si fuera por pedir. Los «malos» tampoco me dejaron mucho, y tal vez la gente del monte se podría haber explotado mejor, pero fue un elemento que me gustó, de todas formas.

Fuente

Me hizo feliz la ambientación, porque aunque no se dice explícitamente dónde está Pinares, en mi mente lo vi como cualquier balneario de la Costa, donde pasé tantos veranos y vacaciones con mis primos. Por lo tanto, se me hizo fácil sentirme ahí durante las descripciones o con detalles chiquititos. También me gustó lo real que se siente Pinares, por fuera de esto. Lo bien armado que está el pueblo, lo congruente que es. Y también me gusta que se ambienten novelas juveniles fuera de Montevideo.

Fuente
Pero lo mejor que tiene la novela es la prosa. Me pareció maravillosa. Es profunda y conmovedora sin necesitar para eso grandes palabras. De hecho, podría considerarse bastante sencilla. Es que acá no va en palabras grandiosas, sino en las palabras justas. En el orden justo. Con el tono necesario. Esto último sobre todo es vital para crear atmósferas llenas de sensaciones. Además, cierra muy bien las escenas y los capítulos, algo que no es menor. Si tuviera que elegir un punto determinante por el que me gustó esta novela, sería la narración.




Así que, para cerrar la reseña, me parece una novela súper bien escrita y con personajes cercanos y muy humanos. Una ambientación que es fácil de recrear y una historia que engancha. Sí tiene algunos fallos a mi parecer, que expliqué previamente, pero creo que de todas formas es más lo bueno y que vale la pena leerlo. Sin duda voy a querer leer más de este autor.

lunes, 17 de julio de 2017

Serafina y la capa negra - Reseña

No son las batallas que ganamos o perdemos las que nos definen, sino aquellas que estamos dispuestos a librar.
Serafina nunca ha tenido motivos para desobedecer a su padre y aventurarse más allá de los confines de la mansión donde se esconden. Hay mucho que explorar en sus sombríos pasillos, pero debe tener cuidado de que sus habitantes no la vean. Cuando empiezan a desaparecer los niños de la casa, sólo ella sabe quién es el culpable: un terrorífico desconocido envuelto en una capa negra que recorre la mansión al caer la noche. La búsqueda de la verdad la llevará junto a sus nuevos amigos al corazón del bosque, donde deberá encontrar las respuestas a su propio enigma: ¿Quién es Serafina? 






Fuente
Tenía ganas de leer esta novela desde que la vi en Goodreads, hace ya mucho tiempo, antes de que se tradujera incluso. Aunque se trate de una novela middle-grade —y que quede claro que no hay nada de malo en eso, disfruto una novela sin importar a qué edad esté dirigida—, tenía pinta de tener un tono más bien oscuro, rarito. Y los que leen este blog ya saben que no puedo resistirme a esas cosas. O sea, una mansión rodeada de bosque y penumbra, un antagonista misterioso, una protagonista fuerte... Todo lo que está bien en el mundo. Muchas gracias a Penguin Random House por el ejemplar.

En general, disfruté de la historia y me dejé atrapar por ella. Tiene un inicio fuerte, sin dejar de introducir los datos importantes. A partir de ahí, el misterio y la intriga se mantienen por dos distintos motivos: el primero, obvio, es saber quién es el hombre de la capa negra y por qué hace lo que hace. El segundo es saber quién es Serafina, qué secreto oculta su padre respecto a su origen. En cuanto a lo primero, el suspenso está muy bien llevado hasta casi el final del libro, pero allí se supone que sospechemos, así que creo que es todo intencional. Respecto a lo segundo, es bastante obvio para quien preste atención, aunque no vi esto como algo trascendental para el disfrute de la historia, así que no le di mucha importancia.

Fuente
Mi único problema en cuanto a la trama es la resolución. Y no es que me parezca un mal final, sino que hay unas cuantas interacciones que me resultaron forzadas. Sobre todo spoiler gigante aquellas en las que aparece la madre de Serafina spoiler. No le creo, es todo demasiado rápido, directo. Esto provoca que toda esa escena se vuelva muy anticlimática. El final en sí está bien, pero en ese momento sentí que se rompía un poco la magia, el pacto de credibilidad que necesitaba como lectora.

Insisto en que el resto de la historia está muy bien construida, así que tampoco tomen esto como un aspecto negativo tan grande que arruine todo el libro, ¿eh? Imagino que el autor mejorará este tipo de aspectos en los siguientes libros.

Fuente
Respecto a eso, tengo entendido que son varios libros, pero creo que este puede leerse como autoconclusivo tranquilamente, así que si no andan con ganas de sagas, no tienen por qué descartarlo.

Como protagonista, Serafina es un personaje que disfruté conocer. Es fácil empatizar con sus sueños y emociones, sobre todo con esa necesidad de sentirse aceptada y de tener amigos, tan común. Sin embargo, descubrir que ser diferente es bueno, que es hasta bello, es uno de los mensajes de este libro y se transmite a la perfección desde el personaje de Serafina. Dado que es una novela dirigida a niños que están a nada de la pubertad, de construir verdaderamente sus identidades, me parece precioso y necesario.

Hay unos cuantos personajes secundarios, con mayor importancia como el padre de Serafina y Braeden Vanderbilt, sobrino de los dueños de la mansión y su primer amigo, pero también varios que parecen extras, que forman el telón de fondo de este misterio. Su presencia se sentía como jugar al Clue o seguir una novela visual de misterio —me la puedo imaginar tan bien, de hecho—, no sé cómo explicarlo. De cualquier manera, fue disfrutable.

Fuente
También disfruté de la complejidad emocional y psicológica del villano. Aunque no se entrara mucho en ello, creo que el público al que se dirige esta historia ya es capaz de intuir lo que no se dice. Tampoco es que pasen cosas súper turbias, pero está bueno que el malo no sea malo sin más.

Lo mejor de la novela, sin duda, es la ambientación. Esa casa de principios de siglo, llena de pasadizos y de invitados interesantes, rodeada de un bosque mágico y peligroso del sur de los Estados Unidos. Súper bien construida, atrapante e inmersiva. De hecho, es uno de los motivos por los que creo que habría sido muy feliz si hubiera leído esta historia de niña. Esto es justamente lo que buscaba en un libro en esos tiempos, así que una parte de mi lo festejó muchísimo.

Fuente

Aunque el público objetivo podría ser justificación para la aparente simplicidad de la prosa, creo que aun así no subestima a sus lectores, como otros libros lo han hecho. Me parece que a pesar de ser directa, se las ingenia para tener momentos muy lindos y para no bajar el nivel en ningún momento. Subestimar a los lectores es una de las peores cosas que puede hacer un escritor y es de lo que menos perdono, así que en ese sentido estoy bastante conforme con la narración en este libro.

Así que, en resumen, me parece una novela muy disfrutable, con personajes bien desarrollados y una ambientación increíble. Si se lo pudiera regalar a mi yo de once, doce años, lo haría sin dudarlo. Mi única queja es aquella sobre el final, pero no quiero que eso le quite mérito. Si este tipo de historias les gustan, van a encontrar un mundo precioso en Serafina y la capa negra. Si no, a tenerlo en cuenta a la hora de regalar.

lunes, 10 de julio de 2017

Stars Above - Reseña

La magia continúa...
El mundo de Crónicas Lunares tiene historias y secretos muy bien guardados:
¿Cómo llegó Cinder niña, herida de muerte, a la Tierra?
¿Cómo se convirtió Wolf en un soldado mutante de la reina? ¿Qué se esconde tras las cicatrices de Winter? Y más…
Nueve historias. Nueve puertas al mundo de Crónicas Lunares, que te volverán a enamorar.
Atrévete a cruzar el umbral.









Hoy traigo una entrada poco usual, ya que esta es la reseña de una compilación de cuentos. He dicho varias veces que soy mala lectora de relatos, dado que no me gusta leerlos todos seguidos, sino que los agarro cuando tengo ganas, y eso puede llevarme incluso años *mira sin querer a los cuentos completos de Cortázar que tiene por la mitad hace como cinco años*. Sin embargo, dado que este libro es parte de una saga que conquistó mi corazón, moría por leerlo. Muchísimas gracias a la Librería América Latina por la oportunidad.

Entonces, voy a dar un pequeño comentario de cada uno de los cuentos, sin entrar mucho en detalle para no arruinarle la lectura a nadie. En general, me pareció una gran oportunidad de conocer más a los personajes y sus backstories, y lo disfruté muchísimo. Aviso desde ya que es probable que haya spoilers de la saga inicial, así que no les recomiendo seguir leyendo desde este momento en adelante si no leyeron Winter.


La guardiana

En este relato se nos cuenta la historia de Michelle Benoit, la abuela de Scarlet, y de cómo llegó Cinder a su vida. Aunque ya teníamos cierta información, conocer la perspectiva de Michelle, volverla más humana y cercana, más real, se vuelve increíblemente emotivo. Además, también conocemos más de Scarlet cuando era niña. Aunque no me pareció un relato espectacular, fue bastante entrañable y da un insight nada desdeñable.

Fallas

Ya había leído Fallas porque mi edición de Cinder lo incluía, pero en su momento no le presté tanta atención. No sé por qué, ahora me hizo sentir infinitamente más triste que la primera vez. Este cuento nos muestra la llegada de Cinder a la casa de su nueva familia, las primeras impresiones y cómo reparó a Iko, además de algo que ya sabíamos: cómo Garan se ve obligado a abandonar esa familia. Saberlo es una cosa, que nos lo narren... También podemos ir viendo algunas de las funciones del nuevo cuerpo de cyborg de Cinder y cómo se adapta a él, además de a su nueva vida. Súper recomendable para los más curiosos.

El ejército de la reina

En esta ocasión es el turno de que conozcamos el pasado de Ze'ev. Quizás es de los personajes que menos me interesaron al leer la saga, al menos de los protagonistas, pero de todas formas disfruté del relato, de conocer más su mente y lo que tuvo que pasar para convertirse en el soldado que es. Además, queda mucha más clara la relación con su hermano y la forma en la que este tipo de soldados trabaja. Si bien no creo que sea de los mejores relatos del libro, me pareció súper interesante.

La guía de Carswell para la buena suerte

Creo que este es el primero de los relatos que me decepciona, pero eso puede ser mi culpa. Como algunos sabrán ya, Thorne es mi personaje favorito de la saga, así que estaba esperando encontrarme una historia llena de su humor y su forma de ser, quizás la historia de cómo había llegado a robar la Rampion, ni idea. No esperaba una historia tan... Yanki. Es decir, sabemos cuál es su origen, pero sentí que estaba mirando una serie yanki sobre la secundaria con apenas diferencias en la tecnología. Y la historia con Kate es linda, pero meh. Dentro de lo bueno, y nobleza obliga, el relato sí está lleno de esa forma de ser de Thorne, tan chanta, y de su humor. Además, hay una escena preciosa con Boots, su gato androide, que me gustó mucho. En definitiva, fue lindo, pero creo que se podría haber escrito algo muchísimo más interesante.





Cuando termine el día

Como Fallas, este cuento también me llenó de tristeza. Aquí la protagonista es una Cress de nueve años, ansiosísima por ser útil y demostrar que a pesar de ser una vacía, puede ser una ciudadana de Luna. La forma en la que los vacíos son tratados siempre me llenó de indignación, y cómo se juega acá con las ilusiones de Cress me dio muchísima rabia y pena. Además de que es otra de mis favoritas, y verla pasar mal me hace pasar mal. O sea, al nivel de querer romper todo y darle un abrazo. No sé. Estoy satisfecha con el relato, pero me estrujó el corazoncito.

La princesa y el guardia

Como se puede deducir por el título, este cuento trata de Winter y Jacin, desde que son niños hasta la adolescencia. Y es maravilloso. Después de leer Winter, ya tenía una idea de la valentía y la bondad de esta princesa, pero al leerlo ahora, al conocer el momento y los motivos por los que esta decisión de no usar su don fue tomada... No quepo en mí de admiración. Además, la relación con Jacin es tiernísima, a pesar de que Jacin jamás fue de mis favoritos. También tenemos ocasión de conocer más a los taumaturgos y a la mismísima reina y presenciar de primera mano hechos que solo conocíamos de lejos, como las cicatrices de Winter. Por todo esto, es uno de mis relatos favoritos del libro.

La pequeña androide

Este cuento trata, como dice el título, de una androide, pero no es Iko, como se podría pensar en un principio. De hecho, el único personaje que conocemos tiene una aparición bien secundaria. Aquí tenemos una especie de retelling de La sirenita, así que más o menos pueden imaginarse cómo va la cosa. De la trama no quiero decir más, pero sí quiero decir que es un cuento precioso, emotivo y melancólico. También de mis favoritos.

La mecánica

La de este relato es una historia que ya conocemos, solo que vista desde la perspectiva de Kai. Se nos vuelve a relatar ese primer encuentro en el taller de Cinder, cuando el príncipe le pide que repare a su androide. Si bien no es información nueva y no pasa nada especialmente emocionante, es un cuento bonito, que seguro deja a todos los lectores de la saga con el pecho lleno de emociones. 

Algo viejo, algo nuevo

El único de los relatos que ocurre después de Winter, y mi preferido sin duda. No por su trama, sino por el amor que sentí al leerlo. Aquí hay una boda, pero no voy a decir de quién para no arruinar nada. Debido esto, hay poco que sí pueda decir, pero voy a hacer el esfuerzo. Acá podemos ver qué fue de nuestro adorado grupito ahora que sus preocupaciones son bien distintas y menos urgentes. Verlos todos juntos me hace muy bien al corazón, y que sigan siendo fieles a sus personalidades me hizo extremadamente feliz. Además, es todo tan lindo. Creo que este libro ya valdría la pena solo por este relato, por permitirnos tener un poco más de estos personajes.


En definitiva, es un libro precioso, que amplía nuestro conocimiento sobre la historia y sus personajes, además de darnos la oportunidad de saber qué fue de ellos después. Sin mencionar, tenemos el bonus de una historia original e igual de emotiva. Es un must para todos los que aman la saga, una especie de regalo después de Winter. Súper recomendado.