jueves, 19 de octubre de 2017

Las marcas de la muerte - Reseña

HAY DONES QUE PUEDEN CONVERTIRSE EN MALDICIONES. Y HAY MALDICIONES QUE PUEDEN LIBERAR A TODO EL UNIVERSO
El don de la joven CYRA consiste en provocar dolor. El mismo dolor atroz que ella siente en todo momento. El don de AKOS le hace inmune a los dones de los demás, pero ¿bastará para salvar a su familia y a sí mismo de un destino tan injusto como cruel? En un universo en guerra, los dones de CYRA y AKOS hacen que sean vulnerables, peones en manos de quienes quieren aprovecharse de su poder. Su única esperanza reside en unir sus fuerzas para luchar contra la injusticia y… Convertir el dolor en poder. La desconfianza en lealtad. El amor en ansia de libertad.






Tenía mucha curiosidad acerca de este libro. También muchísimos prejuicios, algunos fundados también en reseñas que vi por ahí, pero sobre todo en mi lectura de la otra saga de la autora, la famosísima Divergente. En cierto momento, desistí de leerlo pensando que no me iba a gustar nada, que mejor ni molestarme, con todo lo que tenía para leer. Estando en Buenos Aires, me puse al día con mucha de la lectura que tenía pendiente en digital.

Qué sorpresa. Contra todo pronóstico, me gustó.

Fuente
Voy a encarar esto de forma diferente: yo esperaba otra cosa. Esperaba una trama sencilla y agarrada de los pelos, una ambientación poco elaborada y personajes acartonados, aunque con cierto encanto. Además, no tenía ningún tipo de expectativa con la prosa salvo que fuera rápida, sencilla y fácil de leer.

Bueno, eso no es lo que encontré acá, por suerte.

Si bien no creo que la trama sea excepcional, me supo enganchar muchísimo, con sus ideas y vueltas y la forma en que está manejada. Incluso habiendo un montón de acción y peleas, tiene momentos de calma, de conspiración y desarrollo. Pasa de todo, la emoción va y viene. Insisto: aunque no fuera súper original, con eso de los futuros y destinos —o como sea que se haya traducido al español—, tampoco la encontré totalmente predecible.

La trama no es el elemento que más peso tuvo a la hora de descubrir que me gusta. Más importancia para mí tuvo la complejidad de los personajes, que esta vez tienen un desarrollo mucho más profundo. Disfruté sobre todo que los antagonistas no fueran meramente malos, algo que siempre gana puntos conmigo. Aunque no fueran buenos, no dejaban de ser personas, de haber llegado a ser como son por algún motivo. Pero si tengo que elegir, lo que más me gustó fue Cyra.

Cyra es una de los dos protagonistas de esta historia. Hermana del soberano de los Shotet, una de las dos razas que habita este planeta, sufre un don particular: aunque es capaz de infligir dolor en los demás con solo tocarlos, ella misma lo padece, todo el tiempo. La personalidad de Cyra no era lo que esperaba —esperaba que fuera mucho más cruel y aventurada, dado que está como de modita—, pero mejor así, porque me encantó cómo está construida, lo que le pasa por la cabeza, las decisiones que toma y cómo evoluciona. No quiero entrar acá en los debates que hubo sobre la representación del dolor crónico. No me corresponde, así que prefiero que escuchemos a quienes tienen algo que decir. Por mi parte, sin entrar en ese tema, me pareció un personaje fuerte, de esa forma tan distinta a la acción directa que es la resistencia. Aunque esto no quiere decir que no sea capaz de tomar acción directa, ¿eh? Cyra no necesita recurrir a su don para ser letal.

Akos, el otro protagonista, no se ganó tanto mi corazoncito, pero tampoco me resultó de cartón ni nada. Me parece que tiene mucho, mucho más para dar. Además, su reacción ante la muerte, especialmente la que él ocasiona, me lo hizo sentir muy humano, muy vulnerable, real. Que la muerte no sea algo fácil me pareció un punto fuerte de esta historia. La pérdida y la responsabilidad son dos pilares enormes en este personaje y en la novela en general, sobre todo en cuanto a la muerte. Algo que se ve, de forma obvia y clara, en las marcas que dan nombre al libro.

Fuente
Si tuviera que criticar algo, es que siento que los secundarios se desdibujan un poco, como ya me pasó con su otra saga. En un momento, empiezan a ser tantos que fuera de la familia de Akos y de los que ya habían sido presentados o tenían una cierta relevancia, no los podía recordar o reconocer del todo. Las excepciones acá vendrían a ser Ryzek, Eijeh, Vas, Jorek, Sifa, Isae, Ori, Cisi y Teka. No puedo hablar de todos sin spoilear cosas, pero quería mencionar este desdibujamiento porque siento que los demás están ahí un  poco de relleno y quizás como carne de cañón. De cualquier manera, spoiler hay una muerte dentro de estos que mencioné que me resulta de los más innecesaria e injusta y que sigo sin superar spoiler, así que al menos la caracterización de estos está bien lograda respecto a la empatía.

Cualquiera que me conozca un poco sabe que lo que más me suele comprar en una novela es la ambientación. Y que si hay fantasía o ciencia ficción involucradas, ya tienen medio camino hecho. Sin embargo, aunque tuviera ya de partida esos elementos que tanto me gustan, la ambientación podría haber salido muy, muy mal. Y ya sabemos lo mala que fue en su anterior saga, así que estaba preparada para poner los ojos en blanco y sufrir. Como se podrán imaginar, no fue así.

Dentro de Thuvhe solamente, disfruté de la caracterización de estas dos culturas. Es en los detalles, en los comportamientos de los personajes, donde se nota que hubo un gran trabajo de fondo. No solo en la forma de ver las cosas, que también tiene mucho peso, sino de entenderlas. Si vamos a lo más grande, hay costumbres y celebraciones, de tipo social y religioso, que vuelven todo más real. Vi por ahí que algunos decían que era muy simple toda esta cuestión de civilizaciones enfrentadas, pero acá tengo que estar en desacuerdo. ¿Saben dónde más hay pueblos enteros enfrentados, odiándose, generalizando a través de prejuicios sostenidos durante décadas? En nuestro propio planeta, así que eso de simple diría yo que no. Como sea, disfruté sobre todo de la cultura de los shotet, que es la que más conocemos, y de cómo se los deshumaniza al inicio, cuando los vemos desde Thuvhe, para humanizarlos después y ver de forma deshumanizada a los thuvhesitas. Nada como deshumanizar al enemigo para poder odiarlo/matarlo sin cargos de conciencia. Nada como humanizarlos para que las cosas empiecen a complicarse un poco más.
También me gustó todo lo que aprendemos de costado sobre el resto del sistema solar, y el planeta al que nos llevan en uno de los sojourns —no sé cómo tradujeron esto—. De hecho, toda la idea del sojourn me parece preciosa y esos capítulos son de mis preferidos de la novela. Insisto: desarrollar los elementos culturales y religiosos de una civilización la vuelven más creíble, pero no solo en cuanto a lo grande. Hay detalles y pequeños momentos que muestran que estos elementos no son solo un marco sino que están dentro de la forma de ser de los personajes. Ahí es cuando tiene peso.

Una cosa que me gustó especialmente es la relevancia que tienen las lenguas en estos mundos. Las referencias a una lengua más común, a las que refuerzan las identidades de los pueblos, a la importancia que tiene aprenderlas para evitar el engaño, como pasa en las noticias de los shotet. Yo sé que acá juega un poco todo lo que estudio, pero creo que podemos estar de acuerdo en que la lengua es una gran herramienta de identidad. Que los Noavek solo permitan el habla de shotet en sus habitantes menos privilegiados es una estrategia, y muy fuerte. Que el pueblo se reconozca a través de su lengua, nos dice mucho sobre su idiosincrasia. Aprovecho a avisar: al final del libro hay un glosario muy útil si tienen la versión en papel y no lo descubren una vez terminada la novela. Igual me sirvió para distinguir detalles como los tipos de flores y todo eso.

Algo que me pareció muy acertado fue la forma en que se trató dos elementos súper cliché y que ya han sido manejados de mil y un formas: las profecías y los dones. Esto podría haber salido terriblemente mal, pero la autora optó por algo que aligeró dicha carga: los cotidianizó. Es normal que la gente tenga dones, que se manifiesten a cierta edad y se utilicen en la vida. Es normal que haya oráculos y que algunos tengan destinos imposibles de evitar. Además, aunque estas situaciones tengan un peso enorme en la trama y en los personajes, no toman el rol protagónico porque son cosas que están ahí, que se dan por sentadas. Lo que tiene peso son ciertos dones y ciertos destinos, en ciertas situaciones.
La narración también fue una sorpresa. Aunque no considero que la prosa fuera especialmente compleja, no me pareció vacía ni solamente funcional a la historia. Creo que hubo una gran evolución acá de parte de la autora y me alegro mucho. Que haya perdido algo de ligereza permite que conozcamos más y mejor a los personajes y su mundo, así que para mí lo que pierde en fluidez lo gana en desarrollo. Tampoco es lenta, vamos a aclarar, pero mentiría si dijera que el ritmo es tan vertiginoso como en la saga anterior. Vi por ahí quejas de que es un libro muy introductorio, de que tira demasiada ambientación muy rápido y que se vuelve confuso, pero yo no sentí esto así en ningún momento, y para mí es gracias a la prosa. En fin, cada cual.

Veo que al final me extendí más de lo que pensaba, así que voy a cortarla por acá, aunque creo que fui bastante superficial y que es una novela que da para hablar mucho más. En general estoy muy contenta de haber disfrutado de este libro, uno que asumía que no me iba a gustar nada y que leí por pura curiosidad. Por supuesto que voy a estar esperando con ganas a que salga su continuación, y por supuesto que lo recomiendo.

lunes, 16 de octubre de 2017

Nimona - Mini reseña

Nimona es una impulsiva cambiaformas con un don para la villanía. Sir Trabuco Negroni [Ballister Blackheart] es un villano con deseos de venganza. Los dos están a punto de conmocionar a todo un reino. Su misión: demostrar que Sir Ambrosio Pieldorada y sus colegas del Instituto de Justicia y Heroísmo no son tan heroicos como todos suponen.
¡PELIGRO!
¡DRAGONES!
¡CIENCIA¡
¡SIMBOLISMO!
Una brillante, subversiva e irreverente aventura épica de NOELLE STEVENSON, basada en su premiado webcómic.
Surgida originalmente como un comic web (una historieta publicada en la red), llega ahora la versión impresa de Nimona, extraordinaria novela gráfica capaz de fascinar a jóvenes y adultos por igual. Un libro que ha lanzado al estrellato a su jovencísima autora, Noelle Stevenson. Esta obra combina aventura, acción y humor en un contexto donde cabe lo mismo la fantasía heroica que la ciencia ficción. Todo ello desde una perspectiva rabiosamente contemporánea. Nimona es una joven deslenguada y bravucona, con la habilidad de cambiar de forma a voluntad. Sin pensárselo dos veces, la chica decide convertirse en ayudante de Sir Ballister Blackheart, un villano con un oscurísimo pasado. Ambos personajes vivirán una aventura que sorprenderá a los lectores por sus inesperados giros argumentales. 

Tuve la suerte de haber podido leer esta novela gráfica gracias a que la preciosa de Claudia me lo prestó. A ella: ¡gracias! La verdad es que la tenía fichada desde que la vi salir en inglés, pero no me había percatado de que ya estaba disponible para acá, y cuando me comentó que la tenía y me la prestó, fui súper feliz. Además, investigando me di cuenta de que la autora es quien hizo la portada de Fangirl, un libro que amo, así que más feliz todavía.



Antes de hablar de la novela, voy a dejar que ustedes mismos vean una página de ejemplo de lo que se van a encontrar:


Como ven, Nimona quiere ser la secuaz de Trabuco Negroni, un reconocido villano. Lo más lindo de todo esto es que en esta historia, los villanos no son tan villanos y los buenos no son tan buenos, como en la vida real. Pero eso se va viendo de a poco, con el correr de la novela.

Quedé muy contenta con la lectura de este libro. Creo que lo que más disfruté es la ternura que se escapa de esa trama simple, pero con personajes complejos y que van mostrando de a poquito qué hay en sus mentes y en su pasado. Otra de mis cosas favoritas es ese humor irreverente, que se burla un poco de los cuentos de héroes y villanos en mundos medievales —aunque este mundo tiene mucha ciencia, mucha tecnología, algo que puede chocar un poco, pero que no molesta—. En general eso; aunque la trama es bastante lineal, no aburre ni se vuelve predecible.



Hay varias cosas a resaltar: Nimona nos deja bastante para reflexionar, aunque no en forma de lección, sino como conclusión que cualquiera puede sacar al leer. Hablo de la importancia de ser uno mismo, de ser fiel a uno mismo, de cuidar al otro, de conocer los límites. De cuidarse y quererse a uno mismo. A través de personajes simpáticos —a veces— y súper entrañables, a los que es fácil querer, se nos acercan sentimientos muy fuertes, muy actuales, a pesar de la ambientación medievalish. Y una cosa que me gustó, pero va oculta para no cagarles la «sorpresa», es spoiler la pequeña pero crucial relación entre Trabuco y Ambrosio, que se muestra apenas durante el transcurso de la historia, pero se nos medio confirma al final, y que me parece preciosa y quiero ver más de ella. Al principio principio, no me la esperaba, así que +10 spoiler.

Estoy contando bastante poco, en realidad, porque siento que si profundizo, voy a arruinarles todo lo lindo que tiene esta novela gráfica tan bella. Así que bueno, ¿por qué creo que deberían leerla?

Porque visualmente es preciosa. Porque los personajes son adorables y van a seguir pensando en ellos mucho después de terminar de leer. Porque el humor es maravilloso. Por la representación. Por el amor por la ciencia. Porque transmite muchísimo. Porque yo lo digo.

Si no los convencí, lo siento mucho por ustedes, que se lo van a perder. Si deciden hacerme caso y leerlo, les deseo que disfruten tanto como yo.

No sé, ¿qué esperan?

jueves, 12 de octubre de 2017

El inventor de juegos - Reseña

Iván Dragó participa en un concurso de juegos. Inventa un juego y recibe una carta en la que le dicen que ha resultado elegido entre otros diez mil chicos. Esta situación le cambia la vida. Sus padres desaparecen y se ve obligado a vivir primero con su tía y luego con su abuelo, el famoso inventor de juegos Nicolás Dragó. En la ciudad de Zyl, cuna de los juegos, se abrirá para él un mundo de aventuras y misterios.












Qué decir de este libro. Tengo que dar algunas vueltas para escribir la reseña, me temo. Mi primer encuentro con El inventor de juegos fue por error. Pasaba por una librería a preguntar si había algo nuevo de Neil Gaiman, mi escritor favorito, y la vendedora me entendió cualquier cosa y me pasó este. Por supuesto, le dije muchas gracias, chau chau, y me fui porque no estábamos entendiéndonos y porque me dio mucha vergüenza socially awkward af. El segundo encuentro fue todavía más random. En uno de mis viajes a Resistencia a ver a mi novio, agarré una de las películas que estaban pasando en el ómnibus. Sin saberlo hasta mucho después, era la adaptación de este libro. El final, precisamente. Por suerte, no recordaba gran cosa cuando empecé a leer. Muchas gracias a loqueleo (Santillana) por permitir que hubiera un tercer encuentro. 

Fuente
Lo empecé a leer hace relativamente poco; acá también tengo que dar un par de vueltas para explicar la situación. Desde que recuerdo, me mareo si leo en vehículos en movimiento, por lo que suelo evitarlo. Ese sábado, como casi todos, tenía una hora y media de viaje en ómnibus para ir a danza, y me negaba a perder ese tiempo cuando tenía tantas cosas que hacer. Así que me llevé los lentes, guardé el libro en la cartera y le recé al diosito de los transportes urbanos para que el ómnibus no se moviera demasiado. ¿Y qué pasó? LO LOGRÉ, leí casi sin que me doliera la cabeza y sin querer vomitar al bajar. Estoy muy orgullosa de mí y siempre voy a recordar este libro por eso. Ah, qué intensidad

Fuente
En fin, sin dar más vueltas, también pasó otra cosa en ese viaje: me metí tantísimo en el libro que no quería llegar a destino, y me dolió terriblemente tener que guardarlo para bajarme. La verdad es que no tenía ningún tipo de expectativa, ni buena ni mala, y sin embargo, bastaron unas pocas páginas para que me tuviera enamorada. Aunque fue igual de lindo leerlo de adulta, tengo la sensación de que si lo hubiera leído de niña, habría sido de mis favoritos.

Lo primero que me atrapó fue lo absurda que es la historia, pero de una forma adorable. No es una trama que se tome en serio a sí misma, ni que se preocupe por añadir o no elementos fantásticos en algo que de otra forma sería bastante realista. Hay hechos que ocurren sin ninguna explicación, y muchos de ellos no la necesitan, ni para nosotros ni para los personajes, porque se rompería el hechizo. No paro de dar vueltas a cómo explicar la sensación que da la forma en que esta historia está construida, porque me recuerda a algo de mi infancia y no logro recordar qué es. A grandes rasgos, es una trama bastante simple, pero que no necesita de muchas florituras para llegar a los lectores.

Fuente
A su vez, los personajes no cuentan con mucha profundidad, pero tampoco se echa de menos. Es una historia más bien de hechos, de atmósfera quizás. Iván Dragó, nuestro protagonista, es un niño que viene de una familia de inventores de juegos y cuya vida da un vuelco luego de enviar un juego al concurso de Juegos Profundos y de que sus padres desaparezcan en una competición de globos. Estos hechos ponen en marcha una serie de sucesos, todos relacionados con Juegos Profundos y un nombre que no para de repetirse: Morodian.

Morodian es claramente el personaje estrella, a pesar de que solo se lo nombra en las dos primeras partes de la novela y aparece bastante poco hacia el final. Lo que tiene de bueno es que se lo anticipa, su nombre se llena de bruma e incertidumbre, como una mala palabra o un miedo que no se nombra. Lo malo es que su verdadera aparición no es tan impresionante como uno espera, así que no llega tanto. Pero ya voy a hablar de esto más hacia el final.

La novela está dividida en tres partes: «El ganador del concurso», que cuenta lo que mencionaba arriba y la experiencia de Iván en el colegio Possum, cuyo edificio no para de hundirse y los profesores y alumnos tienen prohibido llegar a los finales de las cosas; «Zyl», donde Iván viaja al pueblo de su abuelo, antes conocido como «La ciudad de los juegos», ahora caído en desgracia; y por último, «La compañía Juegos Profundos», que es fácil de intuir, y además nos narra el desenlace de la historia.

Fuente
Las tres partes están tocadas por lo mágico y lo absurdo. Que el colegio Possum se hunda, piso por piso, y haya que tener cuidado para evitar la catástrofe es claramente ilógico, pero tiene sentido dentro del mundo de la novela, como el televisor que a cierta hora pasa Lucha sin fin —lo que me recordó a mi papá y su infancia mirando Titanes en el ring— y Anunciación se haya vuelto invisible debido al juego del hombre invisible. Zyl, la ciudad de los juegos, está llena de estos elementos, que dotan al universo de la novela de una cierta ternura. Las figuras de gente en la estación de tren, para que los viajeros piensen que hay más habitantes en la ciudad; una escuela dedicada solamente a la creación de juegos; una pieza de rompecabezas que causa la caída en desgracia de todo el lugar. Todo esto vuelve a Zyl un lugar mágico, salido de un cuento, en el mejor de los sentidos. La compañía es el pico de toda esta magia disparatada. Los proyectos de juegos son resultado de una mezcla de científicos locos y algo que está más allá de la lógica. Mi parte favorita son los libros-juegos, que se convierten en cosas... a veces peligrosas. Es todo tan demente que hasta cuadra con todo lo que venimos leyendo.

Una de las cosas que ayudan a que el libro funcione es la forma en que está escrito. Me recordó un poco a Una serie de eventos desafortunados, aunque sin que el autor intervenga de la misma manera. La forma de contar es muy cálida, muy cercana, de todos modos. Y el humor que maneja es bastante sutil, también despreocupado, con cierto aprecio por la ironía. Sobra un poco hablar acá de la ambientación, pero de la mano con la narración viene el hecho de que yo no tenía mucha idea de dónde pasaban las cosas, y aunque no se dice explícitamente, mi perspectiva cambió cuando los personajes empezaron a hablar y utilizaban el voseo. No es algo raro, dado que el autor es argentino, pero me tomó un poco por sorpresa y me dejó pensando. ¿Por qué una novela situada en un lugar indefinido no puede ser voseada? Ah, por nada, en realidad, puro prejuicio. Y lo más loco: funciona. No suena raro, ni forzado, ni desconcertante.

Fuente
Mi única queja con el libro es el final. Morodian no cumplió con mis expectativas, y el desenlace se me hizo apresurado, casi torpe. Las últimas páginas me dejaron con gusto a poco, me parecieron perezosas. Me enoja porque todo el libro es excelente y merecía un final a la altura, algo que estoy segura el autor podría haber dado. Como sea, aunque me haya dejado un poco inquieta, no borra la sensación de maravilla que logró el resto del libro, y no sería justo tampoco. Es un buen libro en sí mismo y no vamos a quitarle eso.

Se habrán dado cuenta de que la reseña tiene imágenes de la película, y habrán reconocido quizás a David Mazouz (Gotham) o a Joseph Fiennes (Shakespeare In Love). ¿No que el libro era argentino? Bueno, la película es argentino-canadiense, y fue filmada casi en su totalidad en Argentina. Es muy interesante todo, la verdad, y me da ganas de mirarla —esta vez, bien, no solo el final— porque tiene pinta de ser entretenida, al menos. Les voy a dejar el tráiler y ustedes me dirán qué tal:



Así que bueno, salvo el detalle del final, me encontré con una novela increíble que ojalá hubiera podido leer de niña. La tercera fue la vencida, y al tercer encuentro tuve el privilegio de disfrutar de una historia singular, atrapante y bien escrita, que no debería pasar desapercibida. Los insto a todos a buscarla y a dejarse maravillar por el mundo de inventos y juegos de Iván Dragó.

lunes, 9 de octubre de 2017

Los jóvenes de la élite - Reseña

Una oscura historia fantástica acerca de cómo nacen los villanos.
La fiebre de la sangre asoló Kenettra –una isla-ciudad similar a la Venecia renacentista– hace diez años. Algunos de los supervivientes desarrollaron habilidades sobrehumanas debido a las cuales el pueblo les teme y les idolatra a partes iguales. Les llaman los Jóvenes de la Élite.
Adelina sobrevivió a la fiebre de la sangre. Y sus habilidades han despertado el interés de los tres bandos que se disputan el poder en la ciudad: el Eje de la Inquisición, la Sociedad de las Dagas y su propia familia.








Fuente
Hacía mucho que me debía esta lectura, sobre todo porque a mi amiga Stephanie le gusta un montón esta saga y me la ha recomendado un montón de veces. Así que, en mi viaje a Buenos Aires en julio, cuando me puse al día con las lecturas en digital, me dije que ya era hora. Lo leí en inglés, así que siempre hay chance de que diga algo diferente a cómo fue traducido al español. Ustedes me dirán.


Un poco tengo la culpa de que no me gustara tanto como esperaba. Tenía grandes expectativas después de todo lo que había visto sobre esta saga, sobre todo la noción de que, como la misma autora dice en los agradecimientos, esta no era la historia de una heroína, sino de una villana. A mí eso me puede, así que esperaba algo bastante más épico. Quizás todavía haya tiempo para eso, pero de cualquier manera, no tiene por qué ser y lo entiendo.

Fuente
Ojo, esto no quiere decir que no lo disfrutara ni que no me enganchara. De hecho, al toque me vi inmersa en la trama, que a pesar de ser bastante sencilla y hasta cierto punto predecible, es sumamente entretenida. Peca un poco de quedarse estancada en momentos, pero es lenta en pocas y cruciales ocasiones, y ágil cuando es necesario. Aunque no hay nada nuevo en jóvenes con poderes en medio de una rebelión/conspiración, el punto de vista de Adelina hace que la situación se vuelva mucho más disfrutable e interesante. Si bien el final terminó en un punto alto, que deja con montones de ganas de leer el segundo, me sentí muy mal por algo en particular que sucede, más que nada porque lo sentí un desperdicio. Pero veremos qué trae para los siguientes libros.

Por supuesto, Adelina fue lo que más disfruté de la novela. La pulsión de ira y oscuridad que hay en su interior me parece maravillosa; todos sus debates internos, esa voz tan seductora que la insta a actuar de formas malignas, los traumas de su pasado que la hacen ser como es. Si bien en este libro no la consideré una villana, creo que esta historia podría ser el making of (?). Me intriga muchísimo saber qué vamos a ver de ella más adelante, de qué manera va a evolucionar.

Fuente
El otro personaje que me gustó fue Violetta, su hermana. No puedo explicar por qué, porque sería un spoiler gigante, pero también tengo el ojo puesto en ella para los siguientes libros. De los demás secundarios no me quedé con nada. No sentí que hubiera tanta conexión como para encariñarme de verdad, y probablemente me olvide de quién era quién para cuando agarre La sociedad de la rosa. Los «malos» tampoco me resultaron muy interesantes; Teren y la reina se me hicieron bastante cliché. La reina me da Cersei Lannister vibes. Los que sí me intrigan son esos que se muestran en el epílogo, así que espero que no me decepcionen.

Lo otro que me decepcionó fue la ambientación, aunque tengo esperanzas para los próximos libros. A pesar de que no es confusa, la siento un poco vacía. No pude visualizar tan bien ese mundo, ni me entusiasmó, cuando sentí que tenía todo el potencial para hacerlo. De cualquier manera, mantengo mi posición: voy a esperar un poco antes de opinar de verdad sobre este mundo, porque todavía puedo recibir alguna que otra sorpresa.

La prosa fue uno de los elementos que más me gustaron. La voz de Adelina se sintió cercana pero fría. La forma en la que nos cuenta las cosas es muy adecuada para su personalidad, con una notita de resentimiento en el fondo. Además, la prosa es lindísima; me gustaron especialmente la elección de vocabulario y la cadencia que tiene, aunque no sé bien si se pudo mantener esto en español.

Releyendo un poco lo que escribí, casi da la impresión de que no me gustó. Sin embargo, esto no fue así: disfruté este libro, me entusiasmé con la trama y me quedé con pila de ganas de saber más del destino de Adelina Amouteru. Si bien tenía demasiadas expectativas y eso me jugó en contra, ahora que tengo más claro qué esperar, voy a encarar las secuelas de otra forma. Aun así, espero que me gusten mucho más. Tienen todo el potencial para hacerlo.

jueves, 5 de octubre de 2017

La Isla de los Vientos prohibidos - Reseña #HelenThursday

En La Isla de los Vientos han estado sucediendo hechos muy extraños: vientos inclementes acompañados por lluvias torrenciales de ranas, mariposas y flores la han azotado cada cinco años y algunas personas han desaparecido sin dejar rastro.
Un grupo de vecinos se reúne en una Comisión Secreta con la finalidad de enfrentar una serie de desarreglos climáticos, así como para intentar entender los misteriosos sucesos. La investigación terminará descubriendo no solo el origen de tantas rarezas sino también que los sentimientos pueden tener poderosas facultades, capaces incluso de alterar el clima y provocar que algunas personas tomen decisiones que cambien su vida para siempre. Una historia donde el amor y el desamor se hacen presentes y donde arriesgarse termina siendo clave para alcanzar los sueños. 



Fuente
Supongo que algunos de ustedes recuerdan el anterior #HelenThursday, en el que reseñé La trapecista solitaria, mientras que Ana Li reseñó este en su blog, El refugio del dragón de tierra. Hoy nos dio por volver a demostrarle nuestro amor en conjunto a esta autora tan importante para nosotras, así que pueden leer también su reseña de La trapecista solitaria aquí *link*. Por si no andan con ganas de ir a entradas viejas, les cuento que para casi cualquier uruguayo, Helen Velando es un nombre que trae consigo una catarata de historias y misterios, de tardes de lectura y de veranos vistos tras las páginas de sus libros. Volver a leerla como adulta es un placer, y darle difusión a su obra me reconforta. Si la Sofía de once años supiera que iba a poder leerla de la mano de loqueleo (Santillana), creo que le daba algo. Además, este libro es precioso y vuelve a contar con las maravillosas ilustraciones de Lucía Franco en cada capítulo.

Lo que más me llamaba la atención de este libro eran las referencias que aparecieron mientras leía La trapecista solitaria. Que fueran historias individuales que tuvieran lugar en el mismo mundo me parecía interesantísimo, sobre todo porque aunque no se trate del nuestro, no es un mundo fantástico como estamos acostumbrados a leer. Tiene más bien tintes de realismo mágico, de lo raro, de lo maravilloso. Curiosamente, en este también vamos a encontrar referencias al circo de Noiré y a ciertos lugares que se nombran en el otro libro, por lo que leer uno o el otro primero parece ser indistinto

Fuente
Esta vez se nos presenta una historia más bien coral, aunque con algunas figuras más sobresalientes que otras. Un ejemplo es Hilario Vendavales, cuya marcha de la isla marca un antes y un después, junto con la aparición de los misteriosos vientos prohibidos, hilo conductor de la historia. Pero no es el único personaje con peso; tenemos a Alendur el Grande, el mercader que también aparece en el otro libro; al doctor Vermejo y las curiosas formas en que trata los males que padecen los isleños; a Analís, la esposa del panadero, y sus bollos de lavanda; a Alejandra Vaivenes, la inteligente peluquera; a Alondra Veleta, el gran motivo de la partida de Hilario; a las hermanas de este, Ventisca y Brisa; a Nicasio Juntalbo y su museo; al imitador de pájaros...  Todos van a estar mucho más relacionados de lo que el lector imagina, y la forma en que sus historias se entrecruzan es preciosa. Hay además más personajes en la isla, que la vuelven todavía más real, más cercana.

Creo que a nadie le pasó desapercibido que los nombres de los habitantes de la isla son bastante similares en cuanto a significado o sonoridad, algo que sin duda es intencional, y que le da otro toque a la novela. Si se quiere, vuelve mucho más entrañables a todo este conjunto de personajes pintorescos, cuyos miedos, sueños y aspiraciones se nos cuentan durante la novela y son el motor de los curiosos acontecimientos que nos son relatados.

Fuente
Leer a Helen se siente como volver a casa. Hay una familiaridad en sus letras que yo no sé si es cosa de que la leo desde niña o si ella es así, familiar. Te reconforta el cuerpo, no sé. Este es un libro cortito, pero voy a recomendar que no hagan como yo y lo lean despacito, sin apuro. Que se dejen envolver por la magia y la calidez de esta isla tan particular, con sus vientos y sus pobladores. La narración ayuda muchísimo, es como si todo en el libro se pusiera de acuerdo para ser realmente entrañable. Lo que Helen ha logrado con estos dos libros es un mundo tierno, mágico de forma sencilla, que pide ser explorado en mayor profundidad. No tengo idea de si hay planes de escribir o publicar más libros con esta ambientación, pero estoy cruzando los dedos para que así sea, porque en las pequeñas historias que se cuentan al pasar hay un potencial enorme. O incluso cualquier otra historia a la que no se haya hecho mención. Creo que lo vale.

Poco más que agregar a esta reseña. Mi recomendación está más que dada, como se imaginarán. Los de Uruguay supongo que no van a tener problema para encontrarlo, pero los demás... No sé, busquen, pregunten. Traten de conocer a esta autora, porque vale la pena dejar que forme parte de sus vidas, así como fue clave para mí en la infancia y adolescencia. Sí y sí a estos libros.

lunes, 2 de octubre de 2017

Los Fragmentos del Destino III. El sacrificio - Reseña

La guerra en Thánator es inminente. Lorean ha sido destruida y las hechiceras han vuelto a encerrarse en su torre para no perecer. En medio del caos, Nalia Nemerston ha tomado una decisión: destruir los Fragmentos del Destino. Con los Seis del Averno tras ella y los suyos, parece una empresa imposible. Sin embargo, Nalia no está sola; cuenta con la fuerza formidable de sus amigos, tan decididos como ella a acabar con los planes malignos de Azaroth y liberar a las razas de la tiranía de los fragmentos.
Mientras el fin de su viaje se acerca, Nalia pronto comprenderá el peso de lo que deberá sacrificar para alcanzar sus metas. ¿Podrá arriesgar todo lo que le importa para lograrlo?
Un cierre épico y cargado de acción para una trilogía que ha conquistado a su público con su frescura y autenticidad. Un final más que a la altura para una saga de fantasía emocionante y llena de magia.


Fuente
La reseña de hoy es de un libro anticipadísimo, que muchos estábamos esperando ansiosos. Poder escribir esto hoy me llena de emoción y felicidad, por varios motivos. En primer lugar, porque su autora es una amiga a la que quiero mucho y estoy orgullosísima de todo lo que ha logrado y de haberla acompañado en ese viaje. También, porque leí las primeras páginas de esta historia, hace ya años, y desde entonces estoy enamorada de ella y de sus personajes. Esta saga ya es parte de mi vida y llegar a su fin trae una mezcla de alegría y tristeza. Muchas gracias a Escarlata Ediciones por el honor de leer y corregir.

No es fácil terminar una saga, ni como escritor ni como lector. Sin embargo, María ha logrado escribir un final digno de esta trilogía. Es muy difícil hablar sin spoilear, pero voy a hacer el intento. Quienes no leyeron todavía La Hermandad de la Nueva Era o El Nexo, tengan cuidado. El libro comienza donde nos dejó el anterior, después de la destrucción de Lorean, con nuestro grupo de protagonistas ya en movimiento para conseguir y destruir los Fragmentos del Destino. Bajo esta premisa avanza la trama, que nos lleva de objetivo en objetivo, de peligro en peligro, a través de un Thánator arrasado por la guerra. Y la guerra no se maquilla; aunque nuestro grupo se mantenga al margen para cumplir su misión, los horrores que encuentran en el camino son un recordatorio constante de lo que está en juego.

Fuente
Dada la longitud de este libro, uno podría pensar que una trama de ese estilo se vuelve pesada o lenta. El caso es el contrario; pasa de todo, todo el tiempo, e incluso cuando la acción baja, hay motivos para seguir enganchados y leyendo. La prosa ágil y contundente de María es crucial para esto. Expresa con destreza las escenas más emocionantes y también se permite momentos de introspección, fundamentales a la hora de entender mejor a los personajes.

Los personajes son, por supuesto, uno de los puntos más fuertes de El sacrificio. Salvo unas pocas apariciones de nuevos —y secundarios— personajes, acá ya conocemos a todos y tenemos bastante claro qué historias y relaciones hay entre ellos. De cualquier modo, nuestros protagonistas van a vivir una situación límite tras otra, incluyendo spoiler más de una muerte spoiler, lo que va a tenerlos en tensión y preocupados la mayor parte del tiempo. De qué forma esto los une o los separa, los cambia y obliga a avanzar... Eso lo van a ver ustedes. Pero a mí me parece muy bien logrado todo.

Fuente
Algo más que mencionar respecto a los personajes: qué bien caracterizada está Lyara. Este tipo de personaje siempre es un riesgo, pero creo que la autora lo manejó bien. Su existencia a veces representa una ventaja, a veces es una bomba de tiempo. Como sea, tiene un papel fundamental para esta historia.

Que sea una novela-viaje nos permite seguir conociendo Thánator, e incluso volver a ciertos lugares, como Danasha, la capital. Me acostumbré tanto a este mundo tan bien construido y particular que lo voy a extrañar con fuerza. A ver cuándo empiezan con los fanfiction o algo, que va a ser nuestro único consuelo.

Ahora sí: cómo sufrí. Es una feelfest. Incluso casi me hace llorar en alguna que otra parte, y acá ya saben que no es nada fácil hacerme llorar. Por supuesto que no voy a contar por qué, pero vayan aprontándose para un montón de intensidad y feels y todo.

Fuente
El único punto flojo que le puedo encontrar, y sería buscándolo, porque en realidad tampoco es algo grave, es que el desenlace se sintió sencillo. Me explico, específicamente spoiler la pelea contra Azaroth spoiler. Después de meditarlo, caí en que venía precedido de toneladas de acción e intensidad, de momentos dolorosísimos y peleas increíbles. Y, cuando pasé esa parte en particular y llegué a una en la que se nos explica bien qué está pasando, entendí. Ahí fue cuando me di cuenta de que no podría haber sido de otra forma. Y ya no lo veo como algo flojo.

En definitiva, que es un final impresionante para la trilogía, que disfruté muchísimo y que obviamente recomiendo a todos los que ya leen la saga y a los que no. Creo que la trilogía en sí vale muchísimo la pena. Yo ya no puedo desprenderme de este mundo y sus personajes, ni quiero hacerlo. Espero con ansias lo próximo que nos traiga esta autora. Ustedes, a leer.

jueves, 28 de septiembre de 2017

La hermana sombra - Reseña

Star D'Aplièse se encuentra en una encrucijada tras la repentina muerte de su padre, el misterioso millonario Pa Salt. Ha dejado a cada una de sus seis hijas una pista sobre sus orígenes, pero Star, la más enigmática de todas, tiene serias dudas sobre la necesidad de aventurarse y perder la seguridad que la estrecha relación con su hermana CeCe le brinda. A la desesperada decide seguir la pista, que la conduce a una librería de antiguo en Londres y al comienzo de un nuevo mundo para ella.
Hace cien años Flora MacNichol jura que nunca se casará. Se siente feliz y segura en su casa en el Lake District cerca de Beatrix Potter, a quien idolatra. Pero se ve arrastrada contra su voluntad hasta Londres, a la casa de una de las personas más influyentes de la sociedad eduardiana: Alice Keppel, la amante más famosa de Eduardo VII, el hijo mayor de la reina Victoria.
Flora se debate entre el amor apasionado y la obligación hacia su familia al mismo tiempo que se siente como un peón en juego ajeno, cuyas reglas solo conocen otros, hasta que el encuentro fortuito con un misterioso caballero le proporciona las respuestas que Flora ha estado esperando toda su vida. 

Fuente
Habiendo leído los dos primeros libros de esta serie, esperaba grandes cosas de este libro. No solo porque los otros ya forman parte de mis mejores lecturas del año, sino porque todo en la sinopsis anticipaba cosas que suelen encantarme. Londres, una librería de antiguo, Beatrix Potter, la época eduardiana... Definitivamente, las posibilidades de que terminara decepcionándome por hacerme muchas ilusiones eran bastante altas. No pasó. De hecho, creo que por ahora este es mi favorito de los tres, con diferencia. Pueden leer las reseñas de La historia de Maia y de La hermana tormenta acá, sí quieren. Una cosa que no quiero olvidarme de decir: aunque se pierden detalles y se spoilean cosas, creo que es una serie que, por ahora, puede leerse en cualquier orden. No veo mal si leen este o el segundo antes del primero, por ejemplo. No será lo mejor, pero tampoco es tan grave. Dado que son muchos libros, me parece un dato importante.

Tenía mucha curiosidad por este libro desde el momento en que supe que se trataba de la historia de Star, Astérope, esa hermana de la que tan poco habíamos visto en los otros dos libros, siempre opacada por CeCe. Más bien tímida, siempre con la amargura de no haber podido realizar sus sueños por haber preferido cuidar de su hermana —que parece la más fuerte, pero esconde una fragilidad enorme, y viceversa—, tenemos a un personaje que siente mucho más de lo que dice. Star está más en la línea de Maia que la de Ally, por lo que no fue difícil sentir empatía por ella. Además, compartimos un montón de gustos en común, como la literatura, la escritura y la botánica carrera que casi estudio, sí, pero no pasó. Star también tiene un talento muy grande para la cocina, algo que le va a ser muy útil cuando su trama empiece a desplegarse.

Fuente
Disfruté montones de la ambientación de la novela. Cuando Star empieza a trabajar en la librería, yo no pude evitar imaginármela como mi librería de usados favorita de toda la vida. Creo que pude sentir la calidez y hasta el olor de ese tipo de librerías, el papel viejo y el polvo acumulado. No sé si me llego a explicar. Orlando, el dueño de la librería y jefe de Star, es uno de esos personajes un poco insoportables que no tardan mucho en ganarse nuestro corazón. Es la puerta de entrada para que Star descubra su verdadera identidad, y quien la lleva a conocer a Marguerite, el adorable Rory y Mouse, con quien va a tener una relación muy a lo Orgullo y prejuicio, cosa que seguro hará felices a unos cuantos. En general, el humor y la literatura inglesa son elementos muy presentes, tanto en la trama de Star como en la de Flora. La línea de Star, igual, no difiere tanto de la de las demás: se basa en la búsqueda de esta por su verdadera identidad y por la esperanza de un futuro. Sin embargo, yo sentí una conexión más profunda con ella.

Fuente
También sentí una conexión más profunda con Flora que con Izabela o Anna, y también me vi mucho más enganchada con su historia que con las otras dos —y eso que ya vieron que las disfruté muchísimo—. Flora es una muchacha algo diferente a lo que se espera en su época; amante de los animales y de la botánica, sin pretensiones de casarse, sin haber sido presentada en sociedad y con todas las expectativas de la familia puestas en su hermana, su mayor sueño es poder vivir en paz con sus animales, como su ídola, Beatrix Potter. Sin embargo, la vida tiene otros caminos preparados para Flora, y su evolución es algo maravilloso de ver. Su historia de amor no me convenció tanto, sin embargo, por lo rápida, pero la angustia y el drama creo que hacen que lo perdone. Qué intensidad, por favor.

La ambientación de su trama me pareció fabulosa también. Todos los entresijos de la gente de alta posición, los chismes, todo lo superficial y lo que hay en verdad detrás. Me encantó toda la parte en la que vive con Alice Keppel, lo mucho que crece y la realidad distinta que conoce, sobre todo por las figuras que se cruzan en su camino, y las que solo se mencionan al pasar, pero que sin duda quien sepa algo sobre la época va a notar con una sonrisa. 

Fuente
Las viviendas tienen un papel importante en este libro, dado que casi todas tienen nombre y se vuelven importantes para las protagonistas. La más importante, probablemente, sea High Weald, que aparece en ambas tramas. Fue rarísimo para mí imaginarme la misma casa en la historia de Star y en la de Flora, con todo lo que pasa ahí y toda la gente que la habita en el correr de los años. La resolución de la historia de Flora, con ese plot twist infernal, me dejó totalmente anonadada. Es cierto que tenía alguna sospecha, pero todos los hilos que terminan por componer su verdadera relación con Star me asombraron muchísimo, y si bien al principio quedé un poco descolocada, después me terminé riendo porque, incluso después de dos novelas similares, la autora logra sorprendernos. Me terminó gustando, para qué negarlo. Además, el final del libros nos deja en un punto de partida perfecto para la historia de CeCe, por la que no puedo esperar, a pesar de que es de mis hermanas menos favoritas. 

Fuente
Un punto recontra a favor de esta novela es la inclusión de Beatrix Potter como personaje, uno con una importancia tremenda, debería decir, a pesar de que tiene menos apariciones de lo que esperaba. Verán, uno de mis primeros juegos de PC fue Pedro el conejo y el conejito Benjamín, y lo adoraba. De hecho, lo he intentado conseguir nuevamente y no fui capaz, así que agradezco si alguien me ayuda a encontrarlo por ahí. Muero por jugarlo de nuevo. En fin, le tengo mucho cariño a los personajes de Beatrix, y tenerla ahí durante la novela fue un placer. Me encanta cómo la autora se las arregla para incluir figuras históricas en estos libros y que se sientan naturales, que todo encaja sin forzarlo —aunque seguro a la hora de escribir haya llevado un trabajo y una documentación increíbles—. Beatrix no es la única, pero sin duda quien más me gustó. 

En fin, ¿qué más decir? Este no es solo mi libro favorito de la saga hasta el momento, sino uno de los mejores de mi año. De hecho, es probable que en algún momento, dentro de mucho tiempo, termine releyéndolo. Lo recomiendo de verdad, incluso a quienes no tengan ganas de leer los otros dos y prefieran empezar por acá. Quizás sea una buena puerta de entrada para aquellos que se engancharon con series como Downton Abby y buscan algo del estilo. No sé, yo de verdad insisto en que vale la pena. De verdad, de verdad.

lunes, 25 de septiembre de 2017

La rosa y la daga - Reseña

Existe bajo el agua.
Muévete despacio.
En una tierra desértica, cada nuevo amanecer cubre los secretos que se ocultan entre las dunas. Día tras día, una joven protege los suyos a costa de la lealtad de quienes confiaban en ella.
Cuenta historias.
Miente.
No muy lejos de allí, un rey reconstruye lo irreparable y un chico recurre a la magia para desentrañar el enigma de un viejo castigo.
Pero hay verdades que es arriesgado desvelar.
Algunas están más seguras tras un candado y una llave...






Fuente
A pesar de tener montones de ganas de leer esta segunda parte, dado lo mucho que me gustó el primer libro, me tomé mi tiempo para hacerlo. Cosas de la vida, prioridades —casi siempre pongo por delante la lectura en papel sobre la digital—, estudios. Pero en julio, cuando tuve bastante tiempo libre, aproveché a meterme en este mundo nuevamente, llena de intriga y entusiasmo. Aunque no me gustó tanto como la primera, no sé si soy capaz de explicar por qué. Obviamente, tiene sus puntos flojos, pero La ira y el amanecer también los tenía. 

Es una novela bastante diferente a su predecesora. Si en la anterior teníamos intriga y desarrollo de trama en primer lugar y acción en el segundo, en este es al revés. Y está bien así. Tenemos toneladas de acción, de magia, de complot y de peleas. Después de todo, los rebeldes están planeando una guerra. En torno a eso y a la maldición gira este libro, y nuestra adorada protagonista va a intentar resolver ambas cosas.

Quizás sea esta resolución lo que no me convenció. Spoiler Tanto en lo que refiere a la maldición como a la guerra, hubo algo en la forma en que lograron enfrentar ambos escollos que se me hizo... Fácil. Más que fácil, siento que no tuvieron que esforzarse demasiado, aunque en realidad sí lo hicieron, así que quizás sea la forma en la que fue narrado spoiler. De cualquier manera, y salvo spoiler cierta muerte spoiler, se las arregla para terminar de forma satisfactoria, me parece.

Fuente
Nuevamente, Shahrzad se vuelve una protagonista decidida, fuerte y dispuesta a darlo todo por aquellos a los que ama. Su coqueteo con la magia fue una de mis cosas favoritas del libro, aunque en sí no haya tenido tanto peso. Tenemos mucho menos de Khalid, sin embargo, y hubo pocas apariciones en las que me «encantara» con su personalidad, pero igual tenemos escenas bastante lindas.

Esta vez los personajes del palacio pasan a un segundo plano y toman la delantera los rebeldes y la familia de Shahrzad. Es decir, gente como Tariq y Jahandar tienen más peso, pero también Irsa —la hermana de Shahrzad— y Rahim. El primero nunca me hizo mucha gracia y creo que pasé medio libro no queriéndolo, pero al final nos reconciliamos. Jahandar me sigue pareciendo un idiota aspiracional con pocos escrúpulos, de lo peorcito que hay por ahí. Es más, me lo imaginaba como este personaje de esta telenovela que miraba mi mamá. Irsa me gustó mucho. Si Shahrzad es el fuego, ella es el agua, así como donde Tariq es viento, Rahim es tierra. Hay una especie de paralelismo ahí que al menos yo sentí. Como sea, Irsa demostró ser fuerte de una forma diferente a la de su hermana, que tiene mucho más que ver con la estabilidad. Lo he dicho ya y lo mantengo: hay fuerza en resistir. En cuanto a Rahim, me pareció un personaje adorable spoiler aunque tenga un destino tan de mierda. E innecesario. Esto me hizo enojar spoiler.

Los personajes del palacio, como dije antes, tienen menos apariciones, pero no menos peso. Explicar por qué me deja al borde del spoiler, pero yo les aseguro que van a recibir una respuesta al leer. Y si bien dicho momento no me convenció en ciertos aspectos, toda la situación fue bastante emocionante.

Hay otro personaje, que quizás fue mi favorito de este libro, llamado Artan. No quiero contar tiene que ver con ese coqueteo de Shahrzad con la magia y todas sus escenas me gustaron, aunque lo sentí un poco olvidado —podría haberse utilizado más y mejor— al final.
mucho de él, pero

Fuente
Si en el libro anterior la acción se centraba más que nada en el palacio, acá el palacio apenas aparece, y la acción tiene lugar en el desierto, pero no en un solo punto. Esto quiere decir que vamos a conocer más lugares, y ya saben que a mí con eso me compran. Además, la prosa sigue siendo igual de bella, así que las descripciones todavía me maravillan. A pesar de que el lenguaje también en esta ocasión es más complejo en cuanto a sintaxis y vocabulario, no se me hizo pesada ni lenta en ningún momento; de hecho, la leí en una noche y poco más.

En definitiva, si bien la disfruté muchísimo, no sé si me gustó tanto como la anterior. Me sigue pareciendo una excelente novela, y celebro el hecho de que cierre la historia en este segundo volumen en lugar de haberla estirado para tener una trilogía —aunque no sé hasta qué punto habría sido una decisión equivocada—. Así que bueno, quienes hayan disfrutado del primer libro, probablemente lo hagan con este. Y quienes no, a menos que tener más acción sea algo que pueda cambiar las cosas, no creo que tengan suerte con este. Pero yo lo recomiendo igual, porque me parece una bilogía bellísima.

jueves, 21 de septiembre de 2017

La habitación de los reptiles - Reseña

Querido lector,
Si has elegido este libro porque tenías ganas de leer algo divertido, te has equivocado. Es verdad que la historia es entretenida al principio, cuando los hermanos Baudelaire pasan un tiempo con su loco Tío Monty y sus reptiles, pero no te dejes engañar. Si conoces algo de los niños Baudelaire, sabrás que hasta las aventuras más divertidas los llevan por el camino más catastrófico. De hecho, en las páginas que tienes en las manos, los tres hermanos casi se estampan con un coche, tienen que soportar una peste horrible, enfrentarse a una serpiente mortal y encontrar a un indeseable que hubieran preferido no volver a ver jamás.
Yo no tengo más remedio que dejar constancia de estos trágicos acontecimientos, pero tú eres libre de volver a colocar el libro en la estantería y buscar algo más alegre.
Con todo mi respeto, Lemony Snicket



No pasó tanto desde que leí el primer libro de Una serie de eventos desafortunados, algo que quería hacer desde mi infancia, como les conté en la reseña de Un mal principio. Y al igual que en esa reseña, en esta voy a usar solo imágenes de la película (excepto la del final), con la que crecí, y no de la serie de Netflix que tanto éxito ha tenido últimamente —aunque en algún momento pienso mirarla—. Pero pasemos a hablar del segundo libro de esta saga infantil (aunque cualquier adulto podría disfrutarla) de culto.

Después de los acontecimientos del primer libro, nos encontramos con que los huérfanos Baudelaire van camino a la casa de un nuevo pariente lejano, llevados, cómo no, por el señor Poe. En este caso, les toca ir a la casa de un tal tío Montgomery, un reconocidísimo herpetólogo. Después de la horrenda experiencia con el conde Olaf, los hermanos esperan lo peor. Sin embargo, el tío Monty resulta ser una persona de lo más agradable. Incluso llegan a sentirse felices y esperanzados durante su estancia allí. 

Pobrecitos.

Todo es alegría cuando le tío Monty les dice que planea llevarlos a Perú con él para seguir su investigación, pero se desvanece cuando el nuevo ayudante llega a su casa: Stephano, cuya verdadera identidad no es difícil de adivinar ni por nosotros, ni por los niños. Y el destino del tío Monty tampoco se esconde demasiado; el propio narrador juega con ello, llenándolo todo de una atmósfera de inevitabilidad y ansias. Todo esto da muchísima pena, porque a pesar de ser un poco excéntrico e ingenuo, incluso, es una de las pocas personas que son amables con los Baudelaire y que realmente se preocupan por su bienestar.

Luego de lo que obviamente sucede —no lo voy a decir explícitamente, pero tampoco llega al nivel de spoiler, dado que esta serie es famosa justamente por estos hechos—, depende de los hermanos evitar que Stephano se los lleve a Perú con el propósito de deshacerse de ellos y adquirir su fortuna. Para esto deberán probar que es el verdadero culpable y demostrar quién se esconde tras su disfraz de ayudante. Acá es cuando entra en juego otra de las cosas favoritas del narrador: dejar en claro lo inútiles que son los adultos cuando se los necesita más. Los Baudelaire están solos, y su destino depende solo de su ingenio y creatividad. Como siempre, en realidad. Dado lo que sabemos de ellos, de sus personalidades, ya se pueden imaginar de qué manera llevan a cabo todo esto.

Creo que ustedes ya saben que no me gusta contar demasiado de la historia en las reseñas, pero en este caso me vi en la necesidad de ello para intentar atraerlos hacia estos libros (?). Además, para explicar un par de puntos que me parecía importante mencionar. Y qué sé yo, creo que todo esto no arruina el interés que puedan llegar a tener. 

Personalmente, sabía lo que iba a pasar porque es una de las tres historias que están en la película, pero no hizo que sintiera menos pena. Siempre pensé que de haberse quedado con el tío Monty, los Baudelaire habrían sido muchísimo más felices. Además, me fascinan los reptiles, así que disfruté montones el arco, aunque mi favorito es el siguiente. Como sea, me sigue maravillando la capacidad del narrador de engancharnos en la historia, de contarnos cosas que funcionan como anzuelos y tenernos siempre al borde.

¿Si recomiendo esta secuela? Con todo mi ser. El siguiente libro es el último cuya historia conozco, así que admito que me siento un poco nerviosa. Sin embargo, estoy cumpliendo un sueño de la infancia (muchas gracias a Penguin Random House por seguir haciendo esto posible), así que cualquier miedo tonto pierde peso, porque estos libros realmente valen la pena


lunes, 18 de septiembre de 2017

Seraphina - Reseña

Todo el mundo sabe que cualquier dragón que se precie puede aspirar a ser un buen político, profesor o matemático; no como esos absurdos humanos, que prestan tanta atención a sus emociones que acaban olvidando cómo pensar...
En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven con una paz inestable, Seraphina es una música joven y talentosa (pese a ser humana) que acaba de entrar en el coro de la corte. Allí, las intrigas políticas son el pan de cada día. Poco después de su llegada, una noticia atraviesa los muros de palacio: un miembro de la familia real ha sido asesinado. Inmediatamente, los cimientos de esa fachada de paz se resquebrajan.
Para investigar el crimen, Seraphina se alía con el perspicaz Lucian Kiggs, capitán de la guardia real. Pero todo el mundo tiene secretos, y ella no es una excepción: lo que oculta haría que la condenaran a muerte.
En una carrera a contrarreloj, Kiggs y Seraphina intentarán destramar una telaraña de mentiras, a cual más turbia, mientras ella hace todo lo posible para que las suyas no salgan a la luz.

Fuente
Demoré mucho en escribir esta reseña, pero también demoré mucho en leerlo. Esto no es algo necesariamente malo; en realidad, es culpa de las circunstancias. Fue el último que empecé cuando estuve en Buenos Aires en julio, pero no llegué a terminarlo allá, así que acá lo leía en clase, cuando me aburría. Lo terminé recién por agosto, así que se imaginarán que me duró bastante. Y después caí en una espiral de cosas negativas y de estudios y obligaciones, así que dejé la reseña para más adelante.

En fin, que lo leí de a pedacitos —en inglés— y en realidad eso estuvo muy bien. ¿Por qué? Porque la historia se volvió una partecita de mi día a día, y sus personajes amigos a los que volver cuando escapaba de la cotidianeidad. Además, no es una historia vertiginosa, de esas que se leen en una noche. Y está bien. Es de esas que te van enredando en su argumento, despacio, hasta que es imposible salir. Que forman una base sólida de ambientación y desarrollo de personajes, que se vuelven reales.

Qué decir además de los personajes. También están trabajadísimos; sobre todo Seraphina, que es una protagonista fuerte, de una manera muy especial, y muy inteligente. Todos sus talentos, lejos de hacerla odiosa, se vuelven parte de lo que nos hace, como lectores, tenerle cariño. Porque no solo hay cosas buenas, sino que lucha con una historia personal y unos problemas que le trancan la vida. Y aun así, sale adelante como puede. Para no quererla. Me gustó además esa cosa suya tan racional, tan en choque con su lado emocional. Muy, muy trabajado todo. Ni hablar de los secundarios, que son, en su mayoría, entrañables. Y los que no, son increíblemente reales. No son un telón de fondo, son gente. No tengo la historia tan fresca ahora mismo como para hablar en profundidad de ellos, pero quiero hacer una mención especial a Orma, que me pareció un personaje fascinante y muy tierno. También me cayeron en gracia Kiggs y Griselda, y la relación entre los tres me pareció excelente. Muero por saber para qué lado va todo eso.

Fuente
La ambientación fue otro de los grandes puntos a favor de esta novela. Sin ser especialmente novedosa, representa un mundo ficticio medieval muy bien logrado, consistente y creíble. Para esto, la autora se basa fuertemente en la política y la religión, que son parte importante de la vida de los personajes y que se refleja en todo momento, con peso en varios momentos de la trama. Lo que sí tiene un punto novedoso es la inclusión de los dragones, que sin ser los primeros dragones de la literatura u otros medios capaces de tomar forma humana o de contener una sabiduría distinta a la de estos, son muy particulares. Lógicos, fríos, con un conocimiento inmenso de la matemática y otras ciencias, representan una otredad para los humanos que resulta difícil de manejar. Esto no es nada que no podamos encontrar en nuestro mundo en la actualidad, y verlo representado en la ficción es excelente para razonar y meditar sobre nuestra forma de ver las cosas. En ese sentido, es otro gran trabajo por parte de la autora.


Todo esto está enmarcado por una muy buena narración, que se condice con lo que venía contándoles de la trama; no es vertiginosa, pero mantiene la tensión. Además, es coherente con el período retratado, así que sin ser especialmente recargada, tiene un punto bonito y elegante que se vuelve muy disfrutable.

Así que, en conclusión, es una novela maravillosa, que me atrapó y que se volvió parte de mi cotidianidad, algo que acepté con gusto. Además, hace hincapié en un problema muy actual, a pesar de estar basada en una época medieval: la importancia de ser uno mismo, de aceptar que se puede ser diferente, de aceptar al otro también y de mantener la paz. Una narración que considero muy buena, una ambientación trabajadísima y creíble, personajes tremendamente humanos... Muero por leer la continuación. Espero que ustedes también le den una oportunidad.